Telegrama del Departamento de Estado a la Embajada en la Unión Soviética - Historia

Telegrama del Departamento de Estado a la Embajada en la Unión Soviética - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Washington, 21 de enero de 1961, 6:34 p.m.
Para embajador. Transmita el siguiente mensaje presidencial a Jruschov y Brezhnev.
"N. Khrushchev, presidente del Consejo de Ministros de la URSS
L. Brezhnev, presidente del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, Kremlin, Moscú.
Acepte esta expresión de mi agradecimiento por su amable mensaje de felicitación con motivo de mi investidura como Presidente de los Estados Unidos de América. Acojo con satisfacción su expresión de esperanza de una mejora fundamental de las relaciones entre nuestros dos países y de la situación mundial en su conjunto; es una esperanza que compartimos. Estamos dispuestos y ansiosos por cooperar con todos los que estén dispuestos a unirse con dedicación genuina a la garantía de una vida pacífica y más fructífera para toda la humanidad. Hablando en nombre del Gobierno y el pueblo de los Estados Unidos de América, así como en el mío propio, puedo asegurarles que los esfuerzos del Gobierno de los Estados Unidos estarán dirigidos hacia este objetivo imperativo.

Atentamente, John F. Kennedy ".


Telegrama del Departamento de Estado a la Embajada en la Unión Soviética - Historia

Fuente: Departamento de Estado de EE. UU., RELACIONES EXTERIORES DE LOS ESTADOS UNIDOS, 1961-1963, Volumen XI, Crisis y secuelas de los misiles cubanos

Washington, 28 de octubre de 1962, 5:03 p.m.

// Fuente: Departamento de Estado, Archivos centrales, 611.3722 / 10-2862. Niact sin clasificar. Redactado por Thompson y Ball, aprobado por McGeorge Bundy y aprobado por Rusk. Prioridad repetida a París, Londres y Nueva York.

1020. A continuación se presenta el texto de la respuesta del presidente a la carta de Jruschov del 28/1 de octubre para su entrega al más alto funcionario soviético disponible. El texto ha sido entregado a la embajada soviética y publicado por la Casa Blanca a las 4:35 p.m.

Respondo de inmediato a su mensaje transmitido del 28 de octubre, aunque aún no me ha llegado el texto oficial debido a la gran importancia que le doy a avanzar con prontitud hacia la solución de la crisis cubana. Creo que usted y yo, con nuestra gran responsabilidad por el mantenimiento de la paz, sabíamos que los acontecimientos se acercaban a un punto en el que los acontecimientos podrían haberse vuelto inmanejables. Por tanto, acojo con satisfacción este mensaje y lo considero una importante contribución a la paz.

Los distinguidos esfuerzos del Secretario General Interino U Thant han facilitado enormemente nuestras tareas. Considero mi carta del 27 de octubre / 2 / y su respuesta de hoy / 3 / como firmes compromisos por parte de nuestros dos Gobiernos que deben cumplirse con prontitud. Espero que se puedan tomar las medidas necesarias de inmediato a través de las Naciones Unidas, como dice su mensaje, para que los Estados Unidos, a su vez, puedan eliminar las medidas de cuarentena ahora vigentes. Ya hice arreglos para informar todos estos asuntos a la Organización de los Estados Americanos, cuyos miembros comparten un profundo interés en una paz genuina en el área del Caribe.

En su carta se refirió a una violación de su frontera por parte de un avión estadounidense en el área de la península de Chukotsk. Me enteré de que este avión, sin armas ni equipo fotográfico, estaba realizando una misión de muestreo de aire en relación con sus pruebas nucleares. Su curso fue directo desde la Base de la Fuerza Aérea Eielson en Alaska hasta el Polo Norte y regreso. Al girar hacia el sur, el piloto cometió un grave error de navegación que lo llevó sobre territorio soviético. Inmediatamente hizo una llamada de emergencia por radio abierta para asistencia en la navegación y fue guiado de regreso a su base de operaciones por la ruta más directa. Lamento este incidente y me ocuparé de que se tomen todas las precauciones para evitar que vuelva a ocurrir.

Señor Presidente, nuestros dos países tienen grandes tareas pendientes y sé que tanto su pueblo como el de los Estados Unidos no pueden pedir nada mejor que perseguirlas sin miedo a la guerra. La ciencia y la tecnología modernas nos han brindado la posibilidad de hacer fructificar el trabajo más allá de lo que se hubiera podido soñar hace unas décadas.

Estoy de acuerdo con usted en que debemos prestar atención urgente al problema del desarme, ya que se relaciona con el mundo entero y también con áreas críticas. Quizás ahora, al alejarnos del peligro, juntos podamos lograr un progreso real en este campo vital. Creo que deberíamos dar prioridad a las cuestiones relacionadas con la proliferación de armas nucleares, en la Tierra y en el espacio ultraterrestre, y al gran esfuerzo por una prohibición de los ensayos nucleares. Pero también debemos trabajar duro para ver si se pueden acordar y poner en práctica medidas más amplias de desarme en una fecha próxima. El Gobierno de los Estados Unidos estará dispuesto a discutir estas cuestiones con urgencia y con un espíritu constructivo en Ginebra o en cualquier otro lugar.


Telegrama del Departamento de Estado a la Embajada en la Unión Soviética - Historia

Washington, 23 de octubre de 1962, 6:51 p.m.

985. Debe entregar la siguiente carta dirigida por el presidente al presidente Jruschov de inmediato. Esto reemplaza el mensaje que contiene Deptel 982. (1)

He recibido su carta del veintitrés de octubre. (2) Creo que reconocerá que los pasos que iniciaron la actual cadena de acontecimientos fue la acción de su Gobierno al proporcionar secretamente armas ofensivas a Cuba. Discutiremos este asunto en el Consejo de Seguridad. Mientras tanto, me preocupa que ambos demostremos prudencia y no hagamos nada para permitir que los acontecimientos hagan que la situación sea más difícil de controlar de lo que ya es.

Espero que impartan de inmediato las instrucciones necesarias a sus barcos para que cumplan los términos de la cuarentena, cuya base fue establecida por el voto de la Organización de los Estados Americanos esta tarde, y que entrará en vigencia a las 14.00 horas, hora de Greenwich. Veinticuatro de octubre.

1 No impreso. (Ibíd .: Lote 66 D 204) Volver

Fuente: Departamento de Estado, Correspondencia presidencial: Lote 77 D 163. Confidential Niact Eyes Only.


Telegrama del Departamento de Estado a la Embajada en la Unión Soviética - Historia

Moscú, 16 de octubre de 1962, 7 p.m.

Jruschov dijo que quería expresar su decepción por algo que le da más leña al fuego de la guerra fría, a saber, que Estados Unidos ahora está tratando de evitar que los aviones soviéticos vuelen a Cuba. Después de que intercedí la confirmación, dijo que consideraban esto como un acto hostil. Esto no es tiempo de guerra. Deberíamos desarrollar el comercio y la cultura entre nuestros países. No podía entender por qué estábamos actuando de esta manera. Quizás estábamos asustados y los nervios de nuestros líderes estaban mal. Si íbamos a iniciar una guerra, entonces él podría entenderlo. Estados Unidos estaba boicoteando el comercio con Cuba y haciendo un llamamiento a todos los países para que impidieran que sus barcos llegaran allí. Estados Unidos es un gran país con una población de 183 millones, mientras que Cuba solo tiene siete millones. ¿Podría ser realmente que Estados Unidos le tenía miedo a Cuba? ¿Quién iba a creer que Cuba era una pesadilla para Estados Unidos? Era demasiado pequeño incluso si quisiera engullirnos, no podía. (Siguieron algunas burlas afables sobre las cifras del censo). Jruschov dijo que lo que Estados Unidos estaba haciendo complicaba la vida de la gente sencilla y no la simplificaba. El resultado fue que los cubanos pasaran hambre. ¿Qué queríamos nosotros? ¿Empezar la guerra? Si no, ¿qué estaba pasando? "¿Tienes demasiado miedo? ¿Quieres suicidarte?" Cuando estalló la última guerra en la URSS, al tercer o cuarto día, un cierto general se le acercó, donde se desempeñaba como miembro del consejo militar de frente, y le dijo que todo estaba perdido, al igual que en Francia. El general dijo que el comando debe cambiarse. El general se fue a dormir esa noche y a la mañana siguiente entró en la cabaña de campesinos en la que se alojaba Jruschov y se disparó. Era un cobarde, perdió el autocontrol y dejó que los nervios dominaran su mente. ¿Nos habíamos convertido en un cobarde? Estas personas terminan disparándose a sí mismas. ¿Estados Unidos quería suicidarse? ¿Es este el estado en el que se encuentra ahora el imperialismo estadounidense?

Dije que, por supuesto, debería informar de sus comentarios al presidente. En Viena, el presidente le habló con mucha franqueza sobre Cuba. El presidente estaba malinterpretando el régimen de Castro. No solo Estados Unidos, sino todos los países del hemisferio occidental, sienten que Castro ha defraudado al pueblo cubano. Estados Unidos y otros estados del hemisferio occidental no ayudarán a Cuba. Ciertamente no les tenemos miedo, pero no tenemos la intención de ayudarlos. Por supuesto, tenemos opiniones diferentes a las del presidente sobre la situación. Hablando con tanta franqueza como él lo había hecho, sentí que debo agregar que el tamaño de los envíos soviéticos a Cuba ha aumentado el sentimiento en Estados Unidos sobre este problema.

Jruschov dijo que debemos ser responsables, ya que nuestros países son grandes potencias. No podemos exigir que otros países vivan como nos gusta o habría guerra. Estados Unidos tiene bases en países vecinos de la URSS, como Turquía, así como en Grecia, Italia, Francia, Alemania Occidental y Pakistán. Pero la URSS no ataca a estos países. Si EE.UU. piensa que tiene derecho a hacer lo que quiera con Cuba, ¿por qué la URSS no tiene derecho a hacer lo que quiera con estos países? Si actuamos de esa manera, podríamos arreglarlo. La Carta de la ONU perdería su fuerza. Esa sería una política de bandidaje. Cuba es pequeña Estados Unidos es grande. "Le tienes tanto miedo a Cuba que casi pierdes los pantalones". EE.UU. se encuentra en el hemisferio occidental, ¿qué está haciendo en el hemisferio oriental? La URSS no reconoce el derecho de Estados Unidos a estar en todas partes del mundo y gobernar en todas partes. Una cosa era cuando Estados Unidos era muy poderoso, pero ahora hay una fuerza tan grande como la tuya. Nunca estaremos de acuerdo con su forma de pensar capitalista. Nuestra política es, vivamos en paz. Déjanos tener nuestro socialismo y tú puedes tener tu capitalismo. Respetemos los asuntos internos de otros países y no interfieramos con la vida de otros países. Tomemos, por ejemplo, al Sha de Irán, a quien no nos agrada. Pero no tenemos ninguna intención de atacarlo. O tomemos Afganistán, país con un gobierno monárquico. Su Rey me visitó recientemente aquí y lo entretuve. Es un buen tipo. Tenemos buenas relaciones con él y así debe ser.

Dije que tomé nota de los comentarios del presidente. El presidente ha dejado claro que no vamos a interferir en Cuba por la fuerza. Pero no vamos a ayudar a Cuba, lo que no significa que pretendamos interferir allí.

Jruschov aceptó esto y dijo que también entendía al presidente de esa manera, pero aún debe expresar su decepción por el bloqueo, que es una acción enemiga. Deje que la gente elija su propio sistema. Como resultado del bloqueo, el pueblo cubano está sufriendo y se amargará más contra Estados Unidos. Debería comerciar con Cuba, como lo hacemos con Turquía y otros de sus aliados. ¿Por qué no comercia con nosotros? Quieres estrangularnos. Pero has perdido toda comprensión real de la historia.

1 Las Partes I, II y IV de la conversación de Kohler con Jruschov el 15 de octubre, transmitida en los telegramas 973, 974 y 979 desde Moscú, 16 de octubre, están en el volumen V La Parte V, transmitida en el telegrama 981 de Moscú, 16 de octubre, es en vol. XV, págs. 359-362. atrás


Telegrama del Departamento de Estado a la Embajada en la Unión Soviética - Historia

Washington, 26 de octubre de 1962, 2 p.m.

1055. Embajador de la Secretaría. Creemos que ha llegado el momento de que un país amigo representativo discuta solo con Castro la situación en la que las acciones soviéticas lo han colocado. También creemos que el Embajador de Brasil en La Habana es la mejor persona para hacer esto y, por lo tanto, deseamos que vea a Hermes Lima lo antes posible para asegurar su aceptación de la instrucción a su Embajador en las siguientes líneas. Este acercamiento a Castro debe manejarse de tal manera que deje absolutamente claro a Castro que es una iniciativa exclusivamente brasileña. Naturalmente, esperamos que los brasileños manejen el asunto con la mayor discreción. A este respecto, creemos firmemente que la necesidad de un secreto completo entre el FM y el Embajador en La Habana solamente, y una precisión absoluta, es tan grande que las instrucciones deben ser llevadas a La Habana por mensajería especial en un avión especial lo antes posible (FYI. Importante no debe ser cualquier cable brasileño que refiera este tema. Finalizar FYI.) Informe reacción niact.

Desearía instrucciones para el Embajador Luis Batian Pinto para que leyeran sustancialmente lo siguiente:

1. El mundo conoce ahora sin ninguna duda y con gran detalle la naturaleza y el tamaño de la acumulación de capacidad misilística ofensiva soviética en Cuba. No puede haber ninguna pregunta válida en la mente de nadie sobre este punto.

2. La acción de la Unión Soviética de utilizar suelo cubano como emplazamientos de misiles nucleares ofensivos capaces de atacar la mayor parte del hemisferio occidental ha puesto en grave peligro el futuro del régimen de Castro y el bienestar del pueblo cubano.

3. Los países del Sistema Interamericano han pedido unánimemente su remoción y han aprobado y están participando en las medidas que se están tomando para eliminar esta amenaza soviética para todos ellos.

4. La Unión Soviética está volcando sus cargueros frente a la cuarentena estadounidense que los países del hemisferio han autorizado. La Unión Soviética no solo está fallando en apoyar a Cuba en este asunto, sino que altos funcionarios soviéticos han hecho numerosos comentarios a gobiernos aliados para intercambiar su posición en Cuba por concesiones de los países de la OTAN en otras partes del mundo. Por lo tanto, usted no solo está siendo utilizado para propósitos que no interesan a ningún cubano, sino que también está siendo abandonado y amenazado por la traición.

5. También es bien sabido que se está trabajando rápidamente para completar y hacer operativas las instalaciones de misiles nucleares ofensivos y para ensamblar los bombarderos IL-28. Los países amenazados claramente no pueden quedarse quietos mientras la amenaza contra ellos se incrementa de esta manera. Habrá que tomar más medidas contra Cuba y muy pronto.

6. Castro recordará que el presidente Kennedy ha dicho públicamente que sólo dos cuestiones eran innegociables entre Castro y Estados Unidos: los vínculos político-militares con la URSS y la actitud agresiva hacia los asuntos internos de otros países latinoamericanos. Esta opinión será compartida por otros miembros del Sistema Interamericano. Por supuesto, esto ahora significa renunciar a la capacidad nuclear ofensiva que se está estableciendo en Cuba y enviar a casa personal militar soviético, al que ciertamente se puede ayudar si es necesario. De tales acciones podrían surgir muchos cambios en las relaciones entre Cuba y los países de la OEA, incluido Estados Unidos.

7. El tiempo es muy corto para que Cuba y Castro decidan si dedica su gran capacidad de liderazgo al servicio de sus pueblos cubanos o si sirve como peón soviético en su lucha desesperadamente arriesgada por la dominación mundial por la fuerza y ​​la amenaza de la fuerza.

8. Si Castro trata de racionalizar la presencia de estos misiles como debida al temor cubano de una invasión estadounidense, el embajador Batian debería responder que confía en que la OEA no aceptará una invasión de Cuba una vez que se retiren los misiles y que EE. UU. no arriesgarse a alterar la solidaridad hemisférica invadiendo una Cuba claramente comprometida con un rumbo pacífico.

Fuente: Departamento de Estado, Archivos centrales, 737.56361 / 10-2662. Solo ojos de Niact de alto secreto. Redactado por Martin, aprobado por U. Alexis Johnson y aprobado por Rusk.


El artículo X

A diferencia del & # 8220Long Telegram, & # 8221 Kennan & # 8217, el oportuno artículo de la edición de julio de 1947 de Foreign Affairs atribuyó el seudónimo & # 8220X, & # 8221 titulado & # 8220 Las fuentes de la conducta soviética, & # 8221 no comenzó Al enfatizar & # 8220 el sentido tradicional e instintivo de inseguridad de Rusia & # 8221, en cambio, afirmó que la política de Stalin fue moldeada por una combinación de ideología marxista y leninista, que abogaba por la revolución para derrotar a las fuerzas capitalistas en el mundo exterior y la determinación de Stalin. utilizar la noción de & # 8220 cerco capitalista & # 8221 para legitimar su reglamentación de la sociedad soviética de modo que pudiera consolidar su poder político. Kennan argumentó que Stalin no moderaría (y además no podría) moderar la supuesta determinación soviética de derrocar a los gobiernos occidentales. Por lo tanto,

La publicación del & # 8220X Article & # 8221 pronto inició uno de los debates más intensos de la Guerra Fría. Walter Lippmann, un destacado comentarista estadounidense sobre asuntos internacionales, criticó duramente el & # 8220X artículo & # 8221. Argumentó que la estrategia de contención de Kennan era & # 8220 una monstruosidad estratégica & # 8221 que sólo podía & # 8220 implementarse mediante el reclutamiento, la subvención y apoyando una variedad heterogénea de satélites, clientes, dependientes y títeres. & # 8221 Lippmann argumentó que la diplomacia debería ser la base de las relaciones con los soviéticos y sugirió que Estados Unidos retirara sus fuerzas de Europa y reunificara y desmilitarizara Alemania. Mientras tanto, se reveló informalmente que & # 8220X & # 8221 era de hecho Kennan. Esta información parecía dar al & # 8220X artículo & # 8221 el estado de un documento oficial que expresaba la nueva política de la administración Truman hacia la URSS. En los años que siguieron, esta implicación se demostró correcta por las acciones tomadas por el gobierno de los Estados Unidos hacia los asuntos exteriores, incluida la entrada en la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam.

George F. Kennan: George F. Kennan en 1947, año en que se publicó el & # 8220X Article & # 8221.


Ver el vídeo: Historia de la UNIÓN SOVIÉTICA - Resumen. El Primer Estado SOCIALISTA