Huevo Cesta de Flores de Fabergé

Huevo Cesta de Flores de Fabergé


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


10 hechos brillantes sobre los huevos de Fabergé

Fabergé es una de las marcas más icónicas que jamás haya salido de Rusia y más conocida por sus famosos tesoros en forma de huevo. Creado en el mayor de los secretos, cada huevo de Fabergé fue elaborado con amor durante un año para garantizar la ubicación perfecta de cada gema, metal precioso y secreto en su interior. Ningún otro orfebre o joyero podría igualar los diseños lujosos y detallados. Más de un siglo después, los huevos de Fabergé siguen siendo el punto de referencia de calidad y riqueza en la industria de la joyería.


Antecedentes sobre Fabergé

El huevo de cristal de Fabergé es un huevo no solo rico en valor sino también rico en historia. Estos huevos decorativos fueron la idea creativa de Peter Carl Faberge, un renombrado diseñador de joyas. Fue encargado por la corte imperial de Rusia en 1885-1917 y creó estas intrincadas obras de arte para varios miembros de la corte real. Cuando Alejandro III lo designó para crear un regalo para su esposa, la emperatriz Maria Fyodorovna, para la Pascua, diseñó el Huevo de gallina.

Diseño de huevo de cristal

Este huevo de cristal medía aproximadamente 4 pulgadas de alto, y aunque era modestamente blanco por fuera, se abrió para revelar una yema amarilla en el interior. En esta yema, había una gallina hecha de oro que descansaba sobre un "nido" hecho para lucir la parte con oro punteado. Dentro de esta gallina se encontraba la sorpresa final: una versión en miniatura de la corona imperial, cubierta de diamantes y rubíes, que sostenía un pequeño colgante de rubí en forma de huevo. A la emperatriz María le encantaba este regalo, por lo que comenzó una tradición entre la familia real de regalarse estos huevos de cristal de Fabergé durante la Pascua.

Si bien Fabergé fue el cerebro creativo detrás de estos huevos de cristal, en realidad no los construyó. Albergaba un estudio en el que diseñaría los huevos, que luego serían construidos por hábiles trabajadores, a saber, Mikhail Perkin y Henrik Wigstrom. Fabergé diseñó 50 huevos de cristal para la familia imperial antes de que su estudio y su trabajo se vieran gravemente afectados por la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa. Huyó a Suiza y luego murió en 1920. Aun así, el huevo de cristal de Fabergé siguió siendo una obra de arte muy conocida y codiciada a lo largo de los años.

Los huevos de cristal de Fabergé son todos muy intrincados y de diseño elaborado. Fabergé utilizó gemas preciosas, como rubíes, diamantes y esmeraldas, para embellecer aún más sus ya complejas y multifacéticas creaciones. De principio a fin, tomó alrededor de un año hacer un huevo. Una vez que comenzó el diseño, las condiciones del huevo se mantuvieron en secreto hasta que se completó. Cada huevo diseñado es único, pero un tema común entre todos los huevos es que contenían sorpresas en su interior.

Velocidad de la creación

A medida que los huevos de cristal de Fabergé ganaban popularidad entre la corte imperial e incluso entre la población en general. Los huevos de Fabergé se volvieron cada vez más extravagantes (¡y caros!). Uno de los huevos más populares se conoce como el huevo de invierno. Este huevo está elaborado con un cristal transparente. Con corrientes de plata y platino a los lados para representar el deshielo. El huevo se divide por la mitad. Abriéndose para revelar una canasta de flores (que representa la llegada de la primavera). Hecho de cuarzo amarillo, hilo de oro y nefrita verde. El huevo fue subastado por $ 5,5 millones de dólares.

Otro de los huevos de cristal más extravagantes de Fabergé se conocía como el Naranjo. Este huevo forma la copa del árbol, mientras que el tronco agrega más altura a la pieza. Mide unas diez pulgadas y es una de las creaciones más altas de Fabergé. La copa del árbol está diseñada con nefrita verde para las hojas. Rubíes y diamantes para frutas y flores, y esmalte blanco y diamantes para la maceta que sostiene el tronco del árbol. Como todos los huevos, este huevo tiene una sorpresa especial. Presionando una fruta determinada con joyas en el árbol. La copa del árbol se extiende y un pájaro escondido que canta y se mueve hace una aparición especial. ¿Cuál es el precio de un lujo tan creativo? ¡Alrededor de $ 15 millones de dólares!


Maria Feodorovna

Presentado por el emperador Nicolás II a la emperatriz viuda María Feodorovna en Gatchina, Pascua, 14 de abril de 1902. En su "Historia de la casa de Fabergé", Franz Birbaum señala que los huevos de Pascua imperiales fueron diseñados para reflejar algún evento especialmente significativo en la vida. de la familia imperial para el año dado. Por lo tanto, el inminente matrimonio de la hija de la emperatriz viuda era un tema hermoso y justo para un huevo de Pascua. El compromiso se anunció justo después de Pascua, en mayo de 1901. Este anuncio de la boda de la Gran Duquesa Olga habría llegado exactamente en el momento adecuado para la firma Fabergé, ya que los Huevos Imperiales tardaron aproximadamente un año en producirse.

El huevo está dividido verticalmente en una mitad y dos cuadrantes, tallados en un solo bloque de fina nefrita siberiana. El exterior está decorado en estilo Imperio aplicado con anthemiaes de oro calado y motivos foliados en volutas, los cuadrantes del huevo bordeados por torceduras de cuerda y encuadre modelado por pasos, todo con un amplio friso de oro amarillo aplicado en los dos cuadrantes frontales con monogramas de oro verde para la Gran Duquesa Olga ("O" - reconstruida) y el Príncipe Pedro de Oldenburg ("П" - reconstruida), dentro de coronas de laurel y festones separados por antorchas en flambeau y figuras de Nike aladas y arrodilladas que también portaban antorchas. El reverso está decorado de manera similar con coronas de laurel, una aplicada con una cifra de la emperatriz viuda María Feodorovna (“МӨ” - reconstruida), la otra con la fecha “1902” (original). El huevo está coronado por una corona imperial de oro engastada sobre cintas, con un par de brillantes de diamantes gemelos contra un respaldo de jaula (reconstruido, modelado a partir de los bocetos provistos de los archivos de Tatiana Fabergé).

Cuando se presiona, una perilla redonda lobulada en la parte inferior del huevo activa un mecanismo de resorte con bisagras, liberando los cuadrantes frontales para revelar un marco guilloché de ostra en forma de huevo con monturas doradas al estilo de la decoración externa: una figura de Nike alada que sostiene hojas enrolladas ornamentos que rodean una abertura circular central enmarcada en oro y pequeñas medias perlas naturales que contienen una miniatura de doble retrato de la Gran Duquesa Olga Alexandrovna y su esposo, el Príncipe Pedro, Duque de Oldenburg (óleo sobre zinc, reconstruido). La miniatura oculta el mecanismo de resorte, que abre las puertas del huevo. El mecanismo de bloqueo de resorte la firma grabada del obrero “K. Ingman 1902 ”. El interior de las puertas con bisagras montadas en oro en forma de huevo aplicadas con bandas de oro cóncavas pulidas, grabadas con coronas de laurel entrelazadas y flechas enmarcadas por bandas de laurel, que sirven para ocultar el montaje externo de los cifrados, los bordes de la montura también están grabados con un rastro. follaje.

El huevo está suspendido entre dos columnas de nefrita montadas en oro fijadas a un pedestal de nefrita escalonado rectangular por medio de varillas de plata colocadas dentro de las columnas y que se extienden hacia el pedestal. El pedestal está decorado con apliques de bajorrelieve de oro fundido a presión que representan cisnes con alas que se muestran sobre soportes de pergamino que sostienen guirnaldas de laurel, y flanqueado por coronas de laurel (tres cisnes al ancho del frente y la espalda, uno al ancho de cada lado), y con bordes de punta de hoja moldeados. Cada una de las columnas está aplicada en la base con un relieve de quemadores de incienso trípodes clásicos flanqueados por coronas de laurel, cintas y rosetas, cada columna colgada con una banda de oro fundido en roseta que suspende cuerdas cruzadas y rosetas engarzadas en colgantes ovalados, encabezados con palmeta perseguida. capiteles, cada uno con una escultura de oro de un cisne con un cuello delicadamente curvado y alas extendidas de forma naturalista.

Los detalles Empire de esta pieza, como tantas otras piezas de estilo Empire de Fabergé, se pueden rastrear hasta un modelo específico, Mirror et Table à Fleurs Executée pour Mr. V. de 1812, por la firma parisina de Percier et Fontaine y mostrada en su Le Receuil et Décoration des Intérieures…

En julio de 1917, el huevo se registró en las habitaciones de la emperatriz viuda en el palacio de Gatchina.


WORKMASTER ALBERT HOLMSTR & # 214M, ST. PETERSBURGO, DISEÑADO POR ALMA THERESIA PIHL, LA SORPRESA GRABADA FABERG & # 201 1913

Una visión extremadamente valiosa de la Casa de Fabergé, incluida la tradición de la presentación de los huevos de Pascua imperiales de Fabergé, instituida por Alejandro III en 1885, ha salido a la luz con la publicación de las Memorias de Francois (Franz) Birbaum, uno de los más importantes de Carl Fabergé. importante empleado y jefe de obra de la firma. Estas memorias, escritas en 1919, fueron descubiertas por Valentin Skurlov y se publicaron por primera vez en el catálogo de la exposición: Fabergé Imperial Jeweler que tuvo lugar en San Petersburgo (1993), París (1993) y Londres (1994). "Fue Alejandro III quien inició esta tradición, y fue continuada por Nicolás II, quien se los presentó a las emperatrices (es decir, su esposa y su madre, María Feodorovna, la viuda de Alejandro III). Los diseños de estos huevos no tenían por qué ser Fabergé tuvo total libertad en la elección del tema y en la ejecución en sí. Se hicieron unos cincuenta o sesenta de estos huevos, y yo mismo compuse más de la mitad. No fue fácil trabajar ya que podría haber no se repetía el tema y la forma ovoide era obligatoria. Intentamos aprovechar los eventos familiares y de otro tipo en la casa imperial para darle algún significado al regalo, pero, por supuesto, se evitaron los eventos políticos. Los huevos casi siempre se podían abrir y habría una sorpresa adentro. En su mayor parte, el trabajo en estos huevos fue muy complicado. Para evitar la repetición, tuvimos que variar los materiales, el exterior y el contenido del huevo. El proceso de elaboración de estos huevos usualmente tomaba alrededor de un año. El trabajo comenzó pronto después de Pascua, y apenas estaban listos para la Semana Santa del año siguiente. Por lo general, el director de la firma las presentaba al emperador en persona el Viernes Santo. Los últimos días fueron angustiosos para todos: no se podía permitir que nada sucediera con estas frágiles obras de arte. En caso de que ocurriera algo inesperado, los artesanos permanecían en sus lugares de trabajo hasta que Fabergé regresara de Tsarskoe Selo ". Pp. 452-453

El tricentenario de la dinastía Romanov se celebró en 1913. El aniversario estuvo marcado por acontecimientos en toda Rusia, especialmente en San Petersburgo. Fabergé estuvo a la altura de las circunstancias y produjo dos huevos de una excelencia indiscutiblemente insuperable. El huevo del tricentenario de Romanov, presentado a la zarina Alexandra Feodorovna (ahora en los museos estatales del Kremlin de Moscú) y el huevo de invierno presentado a la emperatriz viuda María Feodorovna.

El Winter Egg es sin duda uno de los huevos de Pascua más creativos y originales que Fabergé hizo para el zar. Simboliza la transición del invierno a la primavera, la semilla que emerge a una nueva vida, la Resurrección. Las flores de primavera aparecen como a través de una neblina helada dentro del hielo de invierno del huevo, antes de que el huevo se abra para revelar completamente la sorpresa. Solo en el primer Huevo Imperial, el Huevo de gallina de 1885 (ahora en la Colección de la Revista Forbes), el mensaje de Pascua está tan claramente ilustrado, pero no tiene el grado de realismo y delicadeza alcanzado en el Huevo de Invierno. Muchos de los huevos imperiales de Fabergé se basan en motivos rococó y neoclásicos estándar, aunque magníficamente ejecutados en oro y esmalte, por su efecto, pero Alma Theresia Pihl, la diseñadora del Winter Egg, rompió con estos elementos convencionales para producir una obra mágica. de genio creativo original.

El huevo de invierno se elaboró ​​en el taller de Albert Holmström, que se especializa principalmente en joyería. Su padre, August Holmström, había sido nombrado joyero principal de la firma Fabergé en 1857 y, a su muerte en 1903, fue sucedido por su hijo. Con la inspiración de la talentosa diseñadora Alma Theresia Pihl, cuyas dos piezas de resistencia fueron el Mosaic Egg, presentado en 1914 (ahora en The Collection of Her Majesty The Queen of England) y The Winter Egg presentado en 1913 y bajo la dirección de Albert Holmström, se crearon algunas de las obras más destacadas de Fabergé.

Según la factura original de Fabergé, fechada el 13 de abril de 1913, que ahora se encuentra en los Archivos del Estado de Rusia, el precio del Huevo de Invierno era de 24.600 rublos, la cifra más alta para un Huevo Imperial, producido por Fabergé, antes de la Revolución. El huevo de invierno se describe en la factura de la siguiente manera:

FACTURA A SU ALTEZA IMPERIAL EL EMPERADOR

13 de abril Huevo grande de topacio blanco [término ruso para cristal de roca de alta calidad] decorado con motivos escarchados engastados con 1.308 diamantes rosas e incrustados en el topacio, con bordes engastados con 360 brillantes, sobre una base de topacio en forma de roca de hielo con carámbanos engastados con diamantes rosas. Dentro del huevo hay una pequeña canasta de platino decorada con 1.378 diamantes rosas, en ella anémonas de cuarzo blanco con hojas de nefrita.
frotar. 24600

Tanto el descubrimiento de los libros de existencias, con dibujos que ilustran los artículos producidos en el taller de Albert Holmström entre 1909 y 1915, como la venta del Nobel Ice Egg (Christie's Ginebra, 17 de mayo de 1994, lote 294), inédito desde 1939, han proporcionó más información sobre la inspiración y realización de The Winter Egg. En su artículo, "Dos libros de revelaciones", Apolo (septiembre de 1987) p. 155, A. Kenneth Snowman cita una carta del 30 de diciembre de 1986 de la Sra. Ulla Tillander-Godenhielm en Helsinki: "El texto de los cuadernos de bocetos parece estar escrito a mano por Alma ... En 1911 tuvo la oportunidad de hacer diseños de su Alma recordaba muy vívidamente el día en que hubo un pedido de la Oficina del Nobel, con mucha urgencia, para componer cuarenta piezas pequeñas, con un nuevo diseño.
. Como los cristales de hielo eran muy frecuentes en los vidrios de las ventanas con corrientes de aire en esos días, de repente se inspiró en ellos. Así es como surgieron los copos de nieve Nobel. Era el año 1911 o 1912. "Véase también: U. Tillander-Godenhielm." The Winter Egg "Christie's International Magazine, (marzo-abril de 2002) p. 101

En AK Snowman, Fabergé Lost and Found, (Londres, 1993), los primeros dibujos sobre el tema del copo de nieve o "Invierno", fechados el 3 de diciembre de 1912, que finalmente fueron ejecutados en platino y cristal de roca engastados con diamantes rosas, aparecen por un pulsera del artículo terminado (ahora en la colección de la revista Forbes).
También aparecen dibujos de huevos en miniatura de diseño similar, fechados el 10 de abril de 1913, que se asemejan, en una forma más pequeña y menos elaborada, al huevo de invierno.

El diseño de la base del Huevo, concebido como hielo derretido con riachuelos de diamantes rosas montados en platino, también se repite en la entrada de un colgante, fechado el 2 de mayo de 1913.

El Dr. Emmanuel Nobel, una de las principales figuras de la industria petrolera en este momento, se encontraba entre los clientes más importantes de Fabergé. El huevo de hielo Nobel encargado por él fue creado en platino, plata y perlas. No solo proviene de la misma inspiración que The Winter Egg, sino que también comparte la misma técnica en la ejecución de las bisagras dentro de los bordes graduados. Sin embargo, el Nobel Ice Egg sin soporte y acostado de lado, estaba hecho de esmalte blanco translúcido sobre cristales de escarcha grabados y carece del encanto y el realismo del Winter Egg.

Birbaum destaca la habilidad del taller de Holmström en el montaje del cristal de roca en sus Memorias, que incluyen una sección detallada sobre los diferentes usos de las piedras en los talleres de Fabergé, así como una referencia general a la calidad de la obra: "Su la friabilidad exigía a los artesanos una habilidad particular, y su montaje se confiaba solo al maestro de obra más experimentado. No podía tolerar el más mínimo calor y los ajustes nunca se soldaban, ni siquiera con estaño fino, sino que se ensamblaban con clips y de otras formas ". , "Birbaum Memoirs", Fabergé: Imperial Jeweler, (San Petersburgo, 1993) p. 457. El método por el cual los cristales de hielo de platino engastados con diamantes rosas se unen a la cáscara de cristal de roca del Huevo de Invierno no es evidente. No parecen estar clavados y la única sugerencia encontrada es que estaban pegados en canales tallados en el cristal de roca debajo.

Según Bainbridge en su libro Peter Carl Fabergé, Goldsmith and Jeweler to the Russian Imperial Court, (Londres, 1949) p. 75. "En el caso del huevo de cristal de roca, el único trabajo del que los Holmströms no fueron responsables fue el de los lapidarios en el huevo, las flores de pedestal y cachalong, y el grabado de las flores de escarcha internas". Basado en las Memorias de Birbaum, parece muy probable que todo el trabajo lapidario para el Huevo de Invierno haya sido ejecutado en el taller Fabergé de Petr Kremlev y probablemente por el propio Kremlev. La propia cesta está grabada en la base en caracteres romanos FABERGÉ 1913. La sorpresa del Huevo Mosaico, también diseñado por Alma Theresia Pihl y producido en el mismo taller, está inscrita en letras romanas.

Las composiciones florales creadas por Fabergé destacan entre algunas de las obras más exigentes técnicamente producidas por la firma y, sin embargo, quizás las más exquisitas, como tan elocuentemente describe A. Kenneth Snowman, The Art of Carl Fabergé, (Londres, 1974) p. . 72: "En Rusia, donde los inviernos son largos y despiadados, los primeros signos de la primavera adquieren un significado especial y la flor se convierte en un símbolo de felicidad y esperanza renovada. Se utilizan trenes especiales para traer flores primaverales desde el sur de Francia. bloques de hielo para iluminar las bolas de la cancha. Al reconocer este significado especial, Fabergé creó algunas de sus composiciones más hermosas. Estas macetas de flores son el último refinamiento de su arte; en ellas se ha despojado de todos los elementos innecesarios y perturbadores, y en un grado asombroso, sin embargo, pueden considerarse justificadamente como los más típicamente "Fabergé" de todas sus piezas.
La canasta de anémonas dentro del Winter Egg también recuerda mucho a la canasta imperial de lirios del valle creada por August Holmström y presentada a la zarina Alexandra Feodorovna en 1896 (ahora en la colección Matilda Geddings Gray Foundation), cada una con flores de primavera. que emana de un lecho de musgo dorado en una canasta.
La historia del Huevo de Invierno, después de la Revolución Rusa, es una de las mejor documentadas de todos los Huevos de Pascua Imperiales. Aparece primero en el director de la sucursal de Fabergé en Londres, el libro en gran parte autobiográfico de Henry Charles Bainbrige, Twice Seven (Londres, 1933) pl. VI frente a p. 176, después de haber sido adquirido por Wartski's a fines de la década de 1920 de la Unión Soviética. Bainbridge ilustra el Huevo con una fotografía (lám. VI) que se dice que pertenece a la 'colección original de Fabergé' y analiza detalladamente el Huevo de Invierno en su libro, generalmente considerado como la primera monografía sobre Fabergé, Peter Carl Fabergé, Goldsmith y Jeweler en the Russian Imperial Court (Londres, 1949) págs. 75-76. Desde 1949 hasta 1994, el Winter Egg no se ha exhibido y no se han publicado antes fotografías detalladas en color del huevo y su sorpresa. Se puede considerar como uno de, si no el último, huevos completamente documentados que salieron al mercado de una fuente privada, ya que casi todos los Huevos Imperiales conocidos y documentados se encuentran en museos o colecciones bien establecidas. Además de la investigación realizada por T. Fabergé, L. Proler y V. Skurlov en su libro, The Fabergé Imperial Easter Eggs, (Londres, 1997), pudieron establecer que en 1917, el huevo fue confiscado por el gobierno provisional de Kerenskii. , junto con otros tesoros, y llevado del Palacio de Antchikov a la Armería del Kremlin de Moscú.

Fabergé entregó un total de 50 Huevos de Pascua Imperiales a los zares Alejandro III y Nicolás II entre los años 1885 y 1916, para presentarlos a las emperatrices Maria Feodorovna y Alexandra Feodorovna. Cuarenta y cuatro de ellos están ahora registrados en diversas colecciones privadas e institucionales o mediante fotografías.

Estamos muy agradecidos con Ulla Tillander-Godenhielm y Valentin Skurlov por su ayuda en la investigación del huevo de invierno.
UBICACIÓN ACTUAL DE LOS HUEVOS DE PASCUA IMPERIAL

MUSEO DE ARMERÍA KREMLIN, MOSCÚ Recuerdo del huevo de Azov (1891)
Huevo Reloj Ramo de Lirios (1899)
Huevo del ferrocarril transiberiano (1900)
Huevo de trébol (1902)
Huevo del Kremlin de Moscú (1906)
Huevo de Alexander Palace (1908)
Huevo estándar (1909)
Huevo ecuestre de Alejandro III (1910)
Huevo del tricentenario de Romanov (1913)
Huevo militar de acero (1916)

COLECCIÓN DE REVISTA FORBES, NUEVA YORK
Huevo de gallina (1885)
Huevo renacentista (1894)
Huevo de capullo de rosa (1895)
Huevo de coronación (1897)
Huevo de lirios del valle (1898)
Huevo de gallo (1900)
Huevo de laurel (1911)
Huevo del decimoquinto aniversario (1911)
Huevo de la orden de San Jorge (1916)

MUSEO DE ARTES DE VIRGINIA, RICHMOND
(LEGADO DE LILLIAN THOMAS PRATT)
Huevo en miniatura giratorio (1896)
Huevo de pelícano (1898)
Huevo de Pedro el Grande (1903)
Huevo de zarevich (1912)
Huevo de la Cruz Roja con Retratos Imperiales (1915)

LA FUNDACIÓN MATILDA GEDDINGS GREY, MUSEO DE ARTE DE NUEVA ORLEANS
Huevo de los palacios daneses (1890)
Huevo del Cáucaso (1893)
Huevo napoleónico (1912)

LA COLECCIÓN REAL, SU MAJESTAD REINA ELIZABETH II
Huevo Cesta de Flores Silvestres (1901)
Huevo de columnata (1910)
Huevo mosaico (1914)

FUNDACIÓN EDOUARD Y MAURICE SANDOZ, SUIZA
Huevo de cisne (1906)
Huevo de pavo real (1908)

LA COLECCIÓN DE POSTES DE MARJORIE MERRIWEATHER EN EL MUSEO DE HILLWOOD, WASHINGTON, D.C.
Huevo de doce monogramas (1895)
Huevo de grisalla (1914)

LA GALERÍA DE ARTE WALTERS, BALTIMORE
Huevo del Palacio Gatchina (1901)
Huevo de Rose Trellis (1907)

LA COLECCIÓN INDIA EARLY MINSHALL, MUSEO DE ARTE DE CLEVELAND
Huevo de Cruz Roja con Tríptico (1915)

COLECCIÓN PRÍNCIPE LLUVIOSO III DE MÓNACO
Huevo de reloj de serpiente azul (1887)

COLECCIONES PRIVADAS (EE. UU.)
Huevo de enrejado de diamante (1892)
Huevo de pensamiento (1899)
Cuna con huevo Guirnaldas (1907)
Huevo de invierno (1913)

FALTAN LOS HUEVOS DE PASCUA
Huevo de gallina con colgante de zafiro (1886)
Huevo de querubín con carro (1888)
Huevo Nécessaire (1889)
Huevo de Alejandro III (1896)
Huevo de esmalte malva (1897)
Huevo de nefrita del Imperio (1902)
Huevo de jubileo danés (1903)
Huevo conmemorativo de Alejandro III (1909)


Total de 50 huevos imperiales:
8 desaparecidos, 42 en museos y colecciones privadas

Museo de la Armería del Kremlin, Moscú 10
Colección de la revista FORBES, Nueva York 9
Colección Pratt, Museo de Artes de Virginia 5
Matilda Geddings Gray Foundation, Nueva Orleans 3
Su Majestad la Reina Isabel II 3
Fundación Edouard y Maurice Sandoz, Suiza 2
Colección de correos Marjorie Merriweather, Washington 2
Galería de arte Walters, Baltimore 2
Colección India Early Minshall, Cleveland 1
Su Serena Alteza el Príncipe Rainiero III de Mónaco 1
Colecciones privadas, EE. UU. 4


Las flores de primavera de Egg Fabergé 1899-1903

Egg Spring flowers: no pertenece a los huevos de Pascua imperiales, se supone que fue presentado por un familiar o un amigo cercano a la emperatriz Maria Fiodorovna. Se almacena en la colección de Victor Vekselberg, Moscú, Rusia.

Sello maestro Mikhail Perkhin y marca de la ciudad de San Petersburgo.

Los materiales están hechos de oro, platino, esmalte rojo fresa transparente, diamantes, el atlas y un terciopelo. Una sorpresa la canasta está hecha de platino, oro, esmalte verde transparente, diamantes, calcedonia blanca.

Origen Se vende en 1933 al comprador desconocido en París. 1961, K pertenecía a Lanstel. Christie, Long Islend, Nueva York. sobre Forbes New-York de 1966. Con 2004, Victor Vekselberg, Moscú.

Se almacena la colección de Victor Vekselberg, Moscú, Rusia.

El huevo es esmaltado zemlyanichno transparente por el esmalte rojo y decorado en estilo rococó, rizos de oro y hojas. Huevo se abre en la costura vertical decorada con diamantes para mostrar una sorpresa, una pequeña canasta con flores. El huevo, se establece sobre la base pesada de bowenita con el cinturón de diamantes y el marco de oro, sobre la base también con el inventario rayado, el número 44374 o es posible 44474. Se supone que el huevo pertenecía a la Emperatriz a la Viuda, y supuestamente le fue presentado por él al familiar o al amigo cercano.

Preste atención, en otros huevos el Fabergé creado por la casa del joyero, el huevo de gallina de Varvara Kelch y el huevo presentado por Alexander Kelch a la esposa en 1901 Huevo el manzano floreciente.


¿Para quién fueron hechos los huevos de Fabergé?

El primero Huevo de faberg y eacute fue diseñado para el zar Alejandro III, quien había decidido regalar a su esposa, la emperatriz María Feodorovna, una Pascua huevo en 1885, posiblemente para celebrar el vigésimo aniversario de su compromiso.

También se puede preguntar, ¿por qué un huevo de Fabergé es tan caro? Huevos de faberg y eacute todos están hechos de metales preciosos y piedras preciosas, asi que solo por esta razón, no es de extrañar que sean los más huevos caros en el mundo. Que los hace asi que extremadamente valiosa, sin embargo, es la historia asociada con ellos y su escasez.

También sepa, ¿cuánto vale un huevo de Fabergé hoy?

A Valor del huevo de Fabergé millones se compraron en un mercado de pulgas en los EE. UU. por solo $ 14,000. Estimaciones de su valer son tan altos como $ 33 millones.

¿Todavía se hacen huevos de Fabergé?

No hay nuevas colecciones de huevos alguna vez han sido creados por el Fabergé familia desde la revolución de 1917, que vio derrocada a la familia real y la creación de la Unión Soviética. Es 2011 y la Unión Soviética ha dejado de existir.


Fabergé Opulence y Museo del Hermitage de San Petersburgo

Caja de música Fabergé Egg & # 8211 Spring Flowers

El huevo de Fabergé anterior es una copia. El original tenía flores de anémona de madera blanca, y se puede ver a continuación, y en esta página AQUÍ.

La réplica también funciona como una caja de música donde la canasta de flores gira al son de la melodía "Fur Elise". Si desea una buena réplica o regalarla a alguien, puede obtener la primera con las flores multicolores, en la foto de arriba, por alrededor de $ 350 en el sitio web de Bestpysanky.

Puede ver cómo es una caja de música mirando el siguiente video de You Tube

Acabo de ver un segmento sobre el "Aléjate”Programa de televisión sobre el Museo del Hermitage en San Petersburgo, que exhibe tesoros rusos, como los huevos de Fabergé y las joyas de amp; Wowww. Me encantaría ir allí para pasar unos días mirando a mi alrededor. Aparentemente, hay tantas exhibiciones que se necesitarían 11 años para ver cada objeto si fueras allí todos los días y gastaras un minuto por artículo exhibido.

Peter Carl Fabergé, Artista-joyero visionario, nació en 1846. Su educación y aprendizaje de orfebre fueron en Alemania. Después de establecerse de forma independiente en 1866, Carl continuó perfeccionando sus habilidades. A los 24 años, Fabergé había heredado el taller de joyería de su padre en San Petersburgo, Rusia. Durante diez años como director del negocio, Carl continuó produciendo productos similares a los de otros fabricantes de joyas. También ofreció su tiempo como voluntario para el Hermitage, un tesoro que almacenaba todos los objetos preciosos de los zares rusos, incluidos artefactos de oro y tesoros antiguos.

La Casa de Fabergé contaba con algunos de los mejores orfebres y joyeros disponibles. Curiosamente, Peter Carl Faberge en realidad no creó ninguno de los famosos huevos que llevan su nombre. El negocio se dividió en varios pequeños talleres, cada uno con su propia especialidad. Además de los fabulosos huevos de Pascua, el taller también produjo plata de mesa, joyas, baratijas de estilo europeo y tallas de estilo ruso. Los dos maestros joyeros más responsables de los huevos de Fabergé fueron Michael Evlampievich Perchin y Henrik Wigstrom.

En 1917, la Revolución Rusa trajo un final violento no solo a la dinastía Romanov sino también a la Casa de Fabergé original. La historia cerró el círculo en octubre de 2007 cuando la nueva empresa Fabergé, bajo nueva propiedad y dirección, anunció la reunificación del nombre Fabergé con la familia Fabergé.

Para obtener más información sobre lo que sucedió con la "Casa de Fabergé" original, visite el sitio web oficial de FABERGE haciendo clic AQUÍ.

Visite el sitio oficial de Fabergé (enlace arriba y haga clic en & # 8220Imperial Eggs & # 8221 a la izquierda) para ver también los fabulosos Imperial Eggs que diseñó Carl Faberge. El primero fue el "Huevo de gallina" para la esposa del zar Alejandro III, María Fedorovna.

El Imperial Egg más caro fue el "Winter Egg", que se vendió en Christie's en Nueva York en 2002 por 9,6 millones de dólares. Consulte ESTA página para obtener más detalles.

Hubo 50 huevos que Fabergé diseñó para la familia imperial desde 1885 hasta 1916, y de estos 42 han sobrevivido hasta la fecha.

ACTUALIZACIÓN: 21 de marzo de 2014

Distribuidor de chatarra encuentra auténtico huevo de Fabergé perdido en el mercado Midwest & # 8220flea & # 8221

Regreso al Museo del Hermitage. Hay una serie de visitas guiadas y la colección y las joyas de Fabergé solo se pueden ver en visitas guiadas y, por supuesto, los artículos están fuertemente custodiados. Incluso el sitio web oficial dice que puede ser abrumador visitar el Museo debido a las grandes multitudes y tanto que ver, ¡así que ten cuidado! Hay más de 3 millones de exhibiciones en exhibición, la mayor parte de la colección del Hermitage se encuentra en el Palacio de Invierno , antigua residencia oficial de los zares Romanov, y en sus anexos.

El Museo del Hermitage incluye el Museo de Porcelana y el Teatro del Hermitage, que fue construido como un teatro privado para Catalina la Grande por el renombrado arquitecto de San Petersburgo Giacomo Quarenghi entre 1782 y # 8211 1787. Recientemente se ha utilizado cada vez más como sala de conferencias para una amplia gama de espectáculos de música clásica y ballet.

San Petersburgo es a menudo descrita por los lugareños como & # 8220Gorod Muzei & # 8221 & # 8211 la ciudad museo & # 8211 y no sin razón. El propio Pedro el Grande fundó la ciudad y el primer museo # 8217, el extraordinario Kunstkammer, para la edificación de sus súbditos, y la ciudad ahora cuenta con más de 100 museos, que van desde el vasto Hermitage, una de las galerías más famosas del mundo, hasta pequeños museos de apartamentos que honran a algunos de los mejores escritores de Rusia. Haga clic aquí para ver una lista de todos los museos de San Petersburgo.

AQUÍ hay un enlace a la lista de alguien sobre el paradero de todos los huevos de Fabergé que se sabe que existen, pero el huevo de flores de primavera no está en la lista. Aparentemente se ha eliminado de la lista de & # 8220 Huevos Imperiales & # 8221, que son los huevos que los dos Zares dan a sus esposas. Vea el artículo del libro Link of Times al respecto AQUÍ.

Me ENCANTARÍA absolutamente ir a Rusia y especialmente a San Petersburgo para ver las magníficas catedrales y el Museo. Sí, sé que la gama Fabergé es solo para los ricos y los miembros de la realeza y los religiosos gastaron cantidades extremas de dinero en sus decoraciones y edificios, pero soy un cierto tipo de ser humano, siendo yo mismo, y esa persona es alguien a quien le fascinan los rusos. cultura y artesanía y arquitectura, y como tal me encantaría verlo de primera mano por sí misma. ADEMÁS, me encanta el & # 8220Hen Egg & # 8220.


El huevo de Fabergé es malo, sostiene un experto ruso

MOSCÚ & ​​mdash Algunos jugadores veteranos en el mercado ruso de antigüedades dicen que cuando el oligarca del petróleo y los metales, Viktor Vekselberg, compró la colección Faberg & eacute de 180 piezas de Malcolm Forbes, se quedó atascado con al menos un huevo podrido (ver ANL, 17/2/04).

Vekselberg, conocido como el tercer hombre más rico de Rusia, adquirió la aclamada colección el año pasado por más de $ 100 millones en una oferta previa a la subasta negociada con Sotheby & rsquos. Los rusos esperaron en la fila durante horas para ver los huevos cuando fueron exhibidos en el Kremlin la primavera pasada.

Now one of the eggs has been attacked by Valentin Skurlov, a researcher and consultant on Fabergé for Christie&rsquos Russian art division, and Tatiana Fabergé, the jeweler&rsquos great-granddaughter, who have stated that the Spring Flowers Egg, purportedly made in the 1890s, is a fake. (Their article, in Russian, can be accessed on the Web site rnm.ru.)

The dispute stems from the mysterious early history of the egg. It turned up in the l960s in the important Fabergé collection of New York mining magnate Lansdell K. Christie and his wife, Helen, and was sold by the Christie estate to Forbes in 1966 through the Manhattan gallery A La Vieille Russie.

&ldquoWe never really owned or bought or sold it,&rdquo Peter Schaffer, co-owner of the gallery, told ARTnewsletter. &ldquoWe were the broker of the sale to Forbes. The Christie estate actually sold it to him. We exhibited it here once because Christie asked us to.&rdquo Schaffer says it was difficult for him to render an opinion of the egg since &ldquowe handled it for about five minutes, taking it out of a box and putting it into a case.&rdquo

Skurlov and other researchers asked questions a long time ago about the egg&rsquos provenance. &ldquoThere are major problems not only with the date of this egg but with who presented it and to whom,&rdquo wrote Will Lowes and Christel Ludewig McCanless in 2001 in their book, Fabergé Eggs: A Retrospective Encyclopedia.

They cited an earlier researcher, Tatiana Muntian, who believed the Spring Flowers Egg might have been given to the dowager empress Maria Fedorovna, mother of Czar Nicholas II, by other family members or friends.

&ldquoThe egg was carefully reviewed by both Sotheby&rsquos and outside experts prior to its sale last year, and at that time we saw no reason to question its authenticity,&rdquo Sotheby&rsquos spokeswoman Diana Phillips told ARTnewsletter. &ldquoDespite Mr. Skurlov&rsquos comments, we see no reason to question the egg&rsquos attribution to Fabergé.&rdquo

The Spring Flowers Egg is enameled in red over an engraved gold ground and opens to reveal a &ldquosurprise&rdquo&mdasha miniature basket of wood anemones resting on a circular gold plinth.

An official inventory of confiscated imperial treasures lists a &ldquopurse with gilded silver in the form of an egg, covered with red enamel, with a sapphire,&rdquo and previous scholars have identified the egg with that description. Skurlov contends that Vekselberg&rsquos egg is made of gold and has no sapphire.

Skurlov also casts scorn on the workmanship of the egg. He claims the two halves are asymmetrical, which is not typical of Fabergé. Moreover, he says, the diamonds around the rim of the lower half of the egg are inferior and of different sizes, and the &ldquoquality of their attachment is very poor.&rdquo

The marks are also all wrong, Skurlov maintains. Both halves of Spring Flowers bear the assay mark &ldquo56,&rdquo denoting 14-karat gold, but they lack the other mark&mdasha scepter and two anchors&mdashthat Fabergé always used as well. What&rsquos more, he points out, the gold plinth that holds up the basket and the gold flower stalks lack the marks they should have.

Forbes was determined to own more imperial eggs&mdashthose given by an emperor to an empress&mdashthan the Kremlin. He was convinced that his new acquisition qualified, but it lost any claim to that status when documents found in the early 1990s in newly opened Russian archives revealed that the Spring Flowers Egg, along with two other Forbes treasures, was not imperial. Forbes, as it turned out, was the owner of merely nine imperials to the Kremlin&rsquos ten.

Vekselberg Defends Authenticity

Vekselberg&rsquos spokesman Andrei Shtorkh dismisses Skurlov&rsquos charges. &ldquoThe Spring Flowers Egg has been on the market for 40 years and many Fabergé experts have had it in their hands, and no one has doubted its authenticity,&rdquo he told ARTnewsletter. &ldquoMy point is, there are many documents that are full of mistakes and unreadable. You never hear of an antique with all its papers in order.&rdquo

Additionally, Shtorkh says, &ldquothe antiques market lives in an atmosphere of scandal. When we talk about Fabergé, the number of products is finite. Because of the Bolsheviks and our Revolution, certain Fabergé items were lost 30 to 50 years ago. The Fabergé eggs were described in detail before the Revolution, and the next records were created 50 years later. Some players on the market are using the weakness of these records to create their own story of Fabergé.&rdquo

He adds that Skurlov has never held Spring Flowers in his hands. &ldquoMany Fabergé experts have had Spring Flowers in their hands many times,&rdquo he adds. &ldquoWe at this point have no profound grounds to do an expert evaluation of the eggs. We have the reputation of Forbes and Sotheby&rsquos this is enough for us.&rdquo

&ldquoThe idea that I cannot examine the egg without holding it in my hands is a primitive point of view,&rdquo Skurlov told the newspaper Kommersant, noting he had seen the egg through glass five times. He stressed that Vekselberg&rsquos preauction bid had unfortunately preempted the expert evaluation that would otherwise have taken place.

The controversy has not reduced interest in the collection, part of which will be on view in Berlin and in Brussels in the coming months before it is again shown in Russia.

Shtorkh has charged that Skurlov is attempting to cast doubt on the entire Vekselberg collection. Replies Skurlov: &ldquoI don&rsquot think the counterfeit egg casts a shadow over the whole collection&mdashbut it is a bad apple.&rdquo


Egg hunt at the V&A: rare Fabergé treasures from the Queen and Moscow Kremlin Museums included in new show

The largest Imperial egg made by Peter Carl Fabergé will go on show at the Victoria and Albert Museum (V&A) later this year in an exhibition dedicated to the celebrated Russian goldsmith whose lavish and elegant creations are synonymous with opulence (Fabergé in London: Romance to Revolution, 20 November-8 May 2022).

The immense object, known as the Moscow Kremlin Egg (1906), will be shown in the UK for the first time. The egg, modelled on the architecture of the Dormition Cathedral in the Russian capital, will be loaned by Moscow Kremlin Museums along with two other eggs: the Alexander Palace Egg (1908), which is decorated with portraits of Tsar Nicholas II and his family, and the Romanov Tercentenary Egg (1913).

Other key contributors to the show include the Queen who will lend the Basket of Flowers egg (1901) and a Chelsea Pensioner figurine made of sapphires and gold (1909). The State Hermitage Museum in St Petersburg will lend a copy of the Regalia imperial (1900), a miniature replica of the Russian crown jewels.

Fabergé’s workshops in Moscow and St Petersburg, which employed more than 500 craftsmen at the end of the 19th century, are known for their fantastic Easter eggs made for the Russian Imperial court: Fabergé was appointed the Imperial goldsmith in 1885.

Tsar Alexander III began the most expensive Easter tradition in history when he decided to give a jewelled egg to his wife, Empress Maria Fyodorovna, in 1885. Known as the Hen Egg, its white enamelled shell opens to reveal a yolk whose yellow mass is crafted from gold. From 1895, the royal heir Nicholas II continued to honour the family matriarchs, presenting Fabergé eggs annually to both his wife, Empress Alexandra Fyodorovna, and his mother Maria.

“Fabergé carefully tailored his works to his British clientele. He created hardstone portraits of the farm animals King Edward and Queen Alexandra bred at Sandringham, their favourite country estate, and objects enamelled in the King’s horse racing colour,” says a V&A statement. A silver model portrait of Caqui (1908), the King’s favourite racehorse—also on loan from Queen Elizabeth II—is included.

Earlier this month, Mikhail Piotrovsky, the director of the State Hermitage Museum, responded to claims made by the London art dealer Andre Ruzhnikov that an exhibition held recently at the Winter Palace in the museum (Fabergé, Jeweller to the Imperial Court, closed 14 March) allegedly included a number of “tawdry fakes”.

“Technical analysis of the objects on display is part of the Hermitage’s Fabergé research programme. It is being carried out with the owners’ consent. The results of these studies and of panel discussions are to be published later,” Piotrovsky told our sister publication The Art Newspaper Russia.


Ver el vídeo: Χρόνια πολλά για τα γενέθλιά σου!