Libertad para votar - Historia

Libertad para votar - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Prtests

La Decimoquinta Enmienda garantiza que el derecho al voto no puede ser "negado o restringido por motivos de raza, color o condición previa de servidumbre". A pesar de esto, después de que terminó la Reconstrucción, a la gran mayoría de los afroamericanos se les negó su derecho al voto. En 1961, menos del 10 por ciento de la población afroamericana estaba registrada para votar en los 129 condados del Sur. El Congreso aprobó la Ley de Derechos Electorales de 1965, poniendo fin a todas las pruebas que impedían que los afroamericanos votaran. La ley se extendió en 1970, 1975 y luego se extendió por 25 años más en 1982.

.

.



Cronología del proyecto Freedom Summer de 1964

Freedom Summer fue el esfuerzo no violento de activistas de derechos civiles para integrar el sistema político segregado de Mississippi durante 1964. Se reclutaron y capacitaron voluntarios para ayudar a los residentes afroamericanos de Mississippi a registrarse para votar, establecer un nuevo partido político y aprender sobre la historia y la política en los recién formados Escuelas Freedom.

Antes del Freedom Summer Project, los activistas de derechos civiles se habían enfrentado a una violencia feroz mientras intentaban integrar las instituciones políticas de Mississippi. En el otoño de 1963, el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) ayudó a los organizadores locales a organizar un "Voto por la Libertad" no oficial que demostró que los habitantes de Mississippi negros querían participar en el proceso electoral.

Planning for Freedom Summer comenzó a fines de 1963 cuando el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC), el Consejo de Organizaciones Federadas (COFO) y el Congreso de Igualdad Racial (CORE) decidieron reclutar a varios cientos de voluntarios del norte, en su mayoría estudiantes universitarios blancos, para trabajar. en Mississippi.

Durante el Verano de la Libertad, los misisipianos negros y los voluntarios se encontraron con una violencia extraordinaria, que incluyó asesinatos, atentados con bombas, secuestros y torturas. Estos eventos fueron cubiertos en la televisión nacional y la indignación pública ayudó a impulsar al Congreso de los Estados Unidos a aprobar la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Ley de Derechos Electorales de 1965.


Derechos de voto a lo largo de la historia de los Estados Unidos

Los derechos de voto en los Estados Unidos no siempre han sido igualmente accesibles. Los afroamericanos y las mujeres de todas las etnias han luchado y continúan luchando, especialmente para que se escuchen sus voces.

Campaña de registro de votantes en la Black Expo de 1973

La votación dejó fuera en gran parte a hombres y mujeres no blancos, independientemente del color, durante gran parte de la historia de Estados Unidos. Esta campaña de registro de votantes en la Black Expo en Chicago, Illinois, tuvo lugar en 1973, solo ocho años después de que se aprobara la Ley de Derechos Electorales de 1965.

Fotografía de John White / EE. UU. Archivos Nacionales / Alamy Images

El derecho al voto y quién puede ejercerlo ha cambiado continuamente a lo largo de la historia de los Estados Unidos. Si bien los estados han determinado tradicionalmente los requisitos para votar, el gobierno federal ha tomado varias acciones que han alterado esos requisitos en un intento por crear más equidad e igualdad en el proceso. Hoy en día, para votar en las elecciones federales, uno debe ser ciudadano de los Estados Unidos, tener al menos 18 años para la fecha de la elección general y ser residente del estado en el que se vota. Sin embargo, estos requisitos solían ser más restrictivos.

Votando después de la Revolución Americana

Después de la Revolución Americana, el nuevo país pasó de un período de dominio británico al desarrollo de su propio gobierno. Después del fracaso de los artículos de la Confederación, el país adoptó la Constitución de los Estados Unidos en 1787. El artículo 1 de la Constitución faculta a las legislaturas estatales para supervisar las elecciones federales. El sufragio, o el derecho al voto, se otorgó exclusivamente a los hombres blancos terratenientes. Como se encontraban en una etapa tan temprana de la república, los fundadores creían que los lazos económicos de estos hombres con el país eran valiosos.

Sin embargo, un número creciente de hombres comenzó a defender una expansión del sufragio a principios del siglo XIX. Después de un período que carecía de partidos políticos o de opciones para los votantes, la década de 1820 vio el regreso de un sistema político bipartidista, así como un renovado interés en el sufragio. Los hombres blancos continuaron moviéndose hacia el oeste en busca de tierras disponibles, pero muchos no sintieron que la propiedad debería ser un requisito para votar. Muchos estados eliminaron ese requisito, abriendo la puerta al sufragio masculino blanco completo.

Votar después de la Guerra Civil

Si bien el país celebró la expansión de los derechos de voto para los hombres blancos de todos los niveles económicos, el electorado aún carecía de diversidad. Las exclusiones de género y raza aún restringían la capacidad de muchos ciudadanos que viven dentro de los Estados Unidos para ejercer el derecho al voto. Tras la conclusión de la Guerra Civil estadounidense en la década de 1860, los republicanos radicales controlaron el Congreso. Estos hombres eran principalmente norteños blancos que querían restringir el poder político del Sur luego de su rebelión contra el gobierno federal de Estados Unidos. Como resultado de la 13ª Enmienda, un gran número de afroamericanos que vivían en el Sur fueron liberados de la esclavitud, además de los muchos que viven en el Norte. Los republicanos radicales vieron esto como una oportunidad no solo para ayudar a su propia causa, sino también para extender el sufragio a los hombres afroamericanos. En 1870, se ratificó la 15ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, declarando que "el derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar no será denegado ni restringido por los Estados Unidos ni por ningún estado por motivos de raza, color o antecedentes condición de servidumbre ".

La ratificación de la 15ª Enmienda, que afirmó el derecho de voto de los hombres afroamericanos, siguió a la de la 14ª Enmienda, que clasificaba a cualquier persona nacida en los Estados Unidos como ciudadano. La 14ª Enmienda también otorgó "la igual protección de las leyes" a todos los ciudadanos. Si bien esta enmienda se convirtió en la base para la ciudadanía, junto con la Ley de Ciudadanos Indios de 1924 (esto permitió que los nativos americanos votaran pero no hizo cumplir el derecho; tomaría 40 años más hasta que todos los estados de los EE. UU. Concedieran el sufragio completo a los nativos americanos), también sería citado más que cualquier otro en un litigio. La 14ª Enmienda también estaría en el centro del movimiento de derechos civiles, que intentó combatir la discriminación que enfrentan los afroamericanos durante casi un siglo después de su aprobación.

Los afroamericanos enfrentaron desafíos de la Corte Suprema (Plessy contra Ferguson, 1896) que condonaba la separación de las razas, así como los desafíos en las urnas. Tener que pagar un impuesto de capitación y aprobar una prueba de alfabetización fueron solo algunos ejemplos de discriminación estatal legalizada que enfrentaron los afroamericanos en sus intentos de ejercer su derecho al voto. Muchos también enfrentaron amenazas de violencia, linchamientos y otras tácticas de miedo. No fue hasta la década de 1960 que el gobierno federal protegió de manera más efectiva su derecho al voto. Después de una serie de discursos, sentadas y marchas en Selma, Alabama y otras ciudades del sur, la Enmienda 24, que abolió los impuestos electorales y la Ley de Derechos Electorales de 1965 protegió el derecho al voto de los afroamericanos y otros. En el caso de 2013 Condado de Shelby contra Holder , la Corte Suprema debilitó la Ley de Derechos Electorales. Específicamente, el tribunal anuló una sección de la ley que requería que los estados con un historial de discriminación electoral basada en la raza obtuvieran la aprobación federal antes de cambiar sus reglas electorales.

La lucha por el sufragio femenino y rsquos

Las mujeres fueron importantes partidarios del movimiento abolicionista a mediados del siglo XIX, ya que vieron paralelos con su propia desigualdad durante el período. Un movimiento por los derechos de las mujeres y los rsquos se desarrolló alrededor de la década de 1840 bajo el liderazgo de mujeres como Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott. En la Convención de Seneca Falls en 1848 introdujeron la "Declaración de Sentimientos", que incluía una revisión de la Declaración de Independencia, que "todos los hombres y mujeres son creados iguales". Si bien sus intentos por lograr el sufragio femenino no tuvieron éxito en ese momento, inspiraron futuros activistas.

Wyoming fue el primer estado en otorgar a las mujeres el derecho al voto en 1869, pero no fue hasta 1920 que a las mujeres blancas se les otorgó la capacidad de votar en todo el país. Las mujeres afroamericanas continuaron enfrentando obstáculos para votar durante muchos años después de la 19ª Enmienda. El movimiento progresista y las reformas de los rsquos y el trabajo de las mujeres y los rsquos en la industria durante la Primera Guerra Mundial ayudaron a impulsar el apoyo. La Asociación Nacional Estadounidense del Sufragio de la Mujer y sus constantes protestas, campañas y marchas finalmente obtuvieron el apoyo de políticos prominentes, como el presidente Woodrow Wilson, después de la guerra. Fue un catalizador que llevó a más mujeres a involucrarse en la política y el gobierno.

La ratificación de la 26ª Enmienda en 1971 redujo la edad para votar a 18 años, extendiendo el sufragio a más adultos jóvenes.

La votación dejó fuera en gran parte a hombres y mujeres no blancos, independientemente del color, durante gran parte de la historia de Estados Unidos. Esta campaña de registro de votantes en la Black Expo en Chicago, Illinois, tuvo lugar en 1973, solo ocho años después de que se aprobara la Ley de Derechos Electorales de 1965.


Explorando la historia de las escuelas Freedom

Las Escuelas de la Libertad de la década de 1960 fueron parte de una larga línea de esfuerzos para liberar a las personas de la opresión utilizando la herramienta de la educación popular, incluidas las escuelas secretas en los siglos XVIII y XIX para esclavos africanos, escuelas laborales a principios del siglo XX y las Escuelas de Ciudadanía formadas por Septima Clark y otros en la década de 1950.

Las Freedom Schools de la década de 1960 fueron desarrolladas por primera vez por el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) durante el Freedom Summer de 1964 en Mississippi. Tenían la intención de contrarrestar la "educación de aparcero" recibida por tantos afroamericanos y blancos pobres. A través de la lectura, la escritura, la aritmética, la historia y la educación cívica, los participantes recibieron un plan de estudios progresivo durante un programa de verano de seis semanas que fue diseñado para preparar a los afroamericanos marginados para convertirse en actores políticos activos en su propio nombre (como votantes, funcionarios electos, organizadores, etc.). Se establecieron casi 40 escuelas de la libertad que atienden a cerca de 2.500 estudiantes, incluidos padres y abuelos.

Una exploración de Freedom Schools permite a los estudiantes y maestros de hoy explorar el propósito y las posibilidades de la educación pública en la actualidad.

El estudio de Freedom Schools debería realizarse en el contexto de la larga lucha por la libertad, el derecho al voto y una educación de calidad en los Estados Unidos en su conjunto.

Esta lección utiliza documentos primarios en un formato de rompecabezas para presentar la historia y la filosofía de Freedom Schools. Las lecturas permiten a los estudiantes asumir el papel de historiadores, revisando documentos primarios de los documentos de 1964 de las Escuelas de la Libertad de Mississippi proporcionados por Educación y Democracia, Veteranos del Movimiento de Derechos Civiles y las Colecciones Digitales de la Universidad del Sur de Mississippi.

Los estudiantes descubrirán que el plan de estudios de Freedom School fue diseñado para despertar la consideración de la opresión diaria y diseñado para servir a una lucha de liberación. Por ejemplo, los propósitos declarados de la lección "Cosas materiales y cosas del alma" fueron:

Desarrollar conocimientos sobre las deficiencias del materialismo puro y

Desarrollar algunos conceptos elementales de una nueva sociedad.

Los escritos de los estudiantes de Freedom School muestran la sofisticación de su análisis político a una edad temprana. Por ejemplo, en el periódico Noticias de Palmer's Crossing Freedom, R.M.C. de 11 años escribe [sic],

Me gusta ir a Freedom School. A ti también te gustaría. Si quieres venir y no tienes forma, avísanos. Creo que todos deberíamos tener los mismos derechos. Los negros hemos sido golpeados, pero nunca volveremos hasta que obtengamos lo que nos pertenece. Solo queremos lo que nos pertenece. No queremos nada más. Creo que nosotros, como negros, deberíamos tener derecho a votar por la justicia, la igualdad de derechos, la libertad, el empleo, necesitamos mejores libros para leer. En las tiendas de la zona alta y aquí abajo tenemos que pagar impuestos. Eso es una verdadera lástima. Dios está despreciando a la gente ahora. Tratamos de ocultar cosas a las personas, pero no podemos ocultarle cosas a Dios. Pagamos impuestos. Creo que deberíamos tener derecho a votar. Todos nuestros hombres de color están siendo golpeados y encarcelados. Esto es injusto, creo, ¿no?

La lección se basa en la indagación, es práctica e involucra a los estudiantes en una reflexión crítica. Por lo tanto, los estudiantes aprenden sobre Freedom Schools no solo a partir de las lecturas, sino también al experimentar la pedagogía.

Nivel de grado: Escuela secundaria

Tiempo requerido: Uno o más períodos de clase

Materiales

Preguntas de debate del grupo de expertos. Haga suficientes copias para cada alumno del Grupo de expertos.

Paquetes de documentos primarios del grupo de expertos. Haga una copia a una cara de cada paquete.


Candidato del Partido Demócrata por la Libertad de Mississippi. Ver el documento fuente original: WHI 97928

Misisipí. Junto con Fannie Lou Hammer, Annie Devine y Aaron Henry, ayudó a fundar el Partido Demócrata por la Libertad de Mississippi. Ver el documento fuente original: WHI 97167

SNCC rechazó el concepto de líderes poderosos. Tomó todas sus decisiones importantes como grupo y concibió Freedom Summer como un movimiento de base de personas que se levantan para tomar el control de sus propios destinos. Más de 500 personas trabajaron en el proyecto a tiempo completo durante el verano de 1964. Algunas de las que desempeñaron papeles clave fueron:

Robert Moses Propuso la idea de Freedom Summer a los líderes de SNCC y COFO en el otoño de 1963 y fue elegido para dirigirla a principios de 1964. Más que cualquier otra persona, se podría decir que Moses dirigió Freedom Summer. Dave Dennis Un veterano de sentadas anteriores y paseos por la libertad, fue el líder de las operaciones de CORE en Mississippi y Louisiana y director asistente de COFO. Lideró la participación de CORE en Freedom Summer y, con Bob Moses, dirigió el proyecto en general. Julian Bond y Mary King Dirigieron la Sección de Comunicaciones de SNCC, asegurándose de que los medios nacionales estuvieran disponibles para cubrir los eventos y que el personal del proyecto se mantuviera informado y en contacto sobre los peligros constantes. Lawrence Guyot (1939-2012) Fue una fuerza impulsora detrás del Partido Democrático por la Libertad de Mississippi (MFDP). Fannie Lou Hamer (1917-1977) Fue una líder del MFDP que desafió a la delegación supremacista blanca al DNC, se postuló para el Congreso en las Elecciones de Libertad en noviembre y ayudó a liderar el desafío del Congreso que lo siguió. Su apasionada súplica por los derechos de voto en el DNC fue vista en la televisión nacional por millones y personificó Freedom Summer para muchos espectadores. Annie Devine (1912-2000) y Victoria Gray (1926-2006) Eran líderes del MFDP que desafiaron a la delegación supremacista blanca al DNC, se postularon para el Congreso en las Elecciones de Libertad en noviembre y ayudaron a liderar el desafío del Congreso que siguió. eso.


IV. Agencias de protección y servicios

Las elecciones libres y justas desempeñan un papel fundamental para garantizar los derechos de voto. Los grupos gubernamentales internacionales y regionales, junto con las organizaciones no gubernamentales, trabajan en todo el mundo para observar y monitorear los derechos humanos relacionados con los procesos electorales. Varios documentos internacionales y regionales han esbozado los estándares internacionales para las elecciones.

Naciones Unidas & # 8211 El Comité de Derechos Humanos, un organismo de expertos en derechos humanos designado por las Naciones Unidas, describió las normas electorales internacionales en 1996 en un Comentario general sobre el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Según el comité, los mandatos del artículo 25 y # 8217 deben considerarse a la luz de lo siguiente:
Proteger el derecho de todo ciudadano a participar en la dirección de los asuntos públicos, el derecho al voto y a ser elegido.
El derecho de los pueblos a la autodeterminación.
Protegiendo los derechos de todos los ciudadanos.
Cualquier restricción a la votación debe basarse en criterios objetivos y razonables.
La constitución y otras leyes deben establecer la asignación de poderes y los medios por los cuales los ciudadanos individuales ejercen el derecho a participar en la conducción de los asuntos públicos.
La participación política se apoya garantizando la libertad de expresión, reunión y asociación.
El derecho a votar en elecciones y referendos debe estar establecido por ley.
El gobierno debe tomar medidas positivas para superar dificultades específicas, como el analfabetismo, las barreras del idioma, la pobreza o los impedimentos a la libertad de movimiento que impiden que las personas con derecho a voto ejerzan sus derechos de manera efectiva.
Las personas con derecho a voto pueden elegir libremente a los candidatos.
Las condiciones relacionadas con las fechas de nominación, las tarifas o los depósitos deben ser razonables y no discriminatorias.
Las elecciones deben realizarse de manera justa y libre de manera periódica dentro de un marco de leyes que garanticen el ejercicio efectivo de los derechos de voto.

Las Naciones Unidas llevan a cabo actividades de monitoreo de elecciones en todo el mundo, principalmente en democracias frágiles o en contextos de posguerra y de construcción nacional. Por ejemplo, la ONU y la OSCE participaron activamente en el seguimiento de las elecciones en Bosnia y Herzegovina, donde impartieron formación a los supervisores electorales y brindaron apoyo policial el día de las elecciones. Las actividades de monitoreo de la ONU dependen de las necesidades evidentes en el contexto nacional particular, pero pueden incluir todo lo siguiente:
los preparativos preelectorales y el período de campaña
la administracion electoral
el registro
educación e información al votante
los medios de comunicación
el voto
la cuenta
los resultados y seguimiento.


Organización de los Estados Americanos & # 8211 La OEA, incluida su Unidad para la Promoción de la Democracia (UPD), promueve la participación política, el voto y la democracia en las Américas. La OEA realiza su seguimiento electoral a través de Misiones de Observación Electoral (MOE). Las MOE a menudo son invitadas por los gobiernos nacionales porque la UPD ha adquirido una experiencia y un prestigio únicos en el seguimiento de elecciones.

La OEA también brinda asistencia técnica a los Estados Miembros que tratan de resolver problemas relacionados con la organización y administración de los procesos electorales. En este ámbito, su objetivo es ayudar a los Estados miembros a hacer que las entidades electorales nacionales sean más efectivas, legítimas, respetadas y estables. La OEA brinda información a las partes interesadas relacionadas con la gobernabilidad y la democracia, a través de su sitio web, boletines, conferencias, seminarios y talleres.

Organización para la seguridad y la cooperación en Europa & # 8211 La OSCE incluye cincuenta y cinco estados miembros de Europa, Asia Central y América del Norte y tiene una unidad de monitoreo de elecciones llamada Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OIDDH). La OIDDH despliega misiones de monitoreo de elecciones a los estados miembros participantes. Para ello, los equipos de campo de expertos de la OIDDH para monitorear el proceso electoral de principio a fin & # 8211 en el año 2000, ODHIR monitorearon 15 elecciones en los países participantes. Después de completar su monitoreo, la OIDDH presenta un informe sobre sus observaciones y brindará asistencia técnica para ayudar a implementar las recomendaciones contenidas en su informe.

Unión Europea & # 8211 En los últimos años, la frecuencia de las misiones electorales de la Unión Europea ha aumentado, ya sea bajo los auspicios de la Política Exterior y de Seguridad Común o dentro de sus programas de cooperación al desarrollo. A menudo, la UE ha trabajado en cooperación con la OSCE o la ONU. En los últimos tres años, se enviaron misiones a 15 países de todo el mundo, desde Zimbabwe hasta Perú y Camboya.


Libertad para votar - Historia

VOTAR O MORIR
(Un poema que conmemora la Ley de derecho al voto de 1865-1965)

Votar o morir siempre será mi grito de batalla.
Lloro por los esclavos que se fueron hace mucho tiempo
No era por el voto pero era la libertad lo que anhelaban
Y lloraron y cantaron esta triste canción.
Desperté esta mañana con mi
La mente se quedó en la libertad
Desperté esta mañana con mi
La mente se quedó en la libertad
Aleluya, Aleluya, Aleluya

Vota o muere.

Votar o morir fue el grito de batalla de Mary Ann Cary
Ella era abogada en D.C.
Era el año 1880
Luchó por el derecho al voto de la mujer
Le preguntó a Hiram Revels si puedes votar, ¿entonces por qué yo no?
Votar o morir fue siempre el grito de batalla de Mary Ann.
Vota o muere.

Votar o morir fue el grito de batalla de Aaron Henry
Se metió en la batalla desde el principio.
Era farmacéutico y Clarksdale, Mississippi era su hogar,
Lo metieron en la cárcel y lo golpearon
Y lo hizo montar en la parte trasera de un camión de basura.
Intentaron quitarle la dignidad y
Les dijo que cuando obtuviera el voto,
Todos seremos libres.
¡Vota o muere!

Votar o morir fue el grito de batalla de Malcolm X
Le preguntó a LBJ sin duda alguna cuál sería
La papeleta o la bala.
¡Vota o muere!

Votar o morir fue el grito de batalla de Hartmon Turnbow
Vivía en la ciudad de Mississippi en el condado de Holmes
Le pusieron agujeros de bala en la puerta de su casa
Y le prendieron fuego a su casa porque
Dijo que iba a votar en el otoño.
Porque la libertad era su deseo.
¡Vota o muere!

Votar o morir fue el grito de batalla de Diann Nash
Luchó por los derechos en Nashville, Tennessee.
Ella fue a la cárcel por todo el país
Ella tomó de la mano a muchos jóvenes
Y dijo que si vota, nos liberará.
¡Vota o muere!

Votar o morir fue el grito de batalla del Rev. J. D. Story.
En 1962 tomó una posición muy valiente
Y le hizo saber al mundo que no era un cobarde
Pero un hombre temeroso de Dios
Dijo que "las puertas de la iglesia están (sic) abiertas"
Y no mostró miedo porque
El voto para él fue crucial y caro.
¡Vota o muere!

Vota o muere fue el grito de batalla de Larry Rubin.
Vino a Mississippi porque tuvo un sueño
Pero lo encerraron en Holly Springs.
Cuando fue a la corte, tomó una postura
Y le dijo al juez, si puede votar, ¿por qué no todos los hombres?
¡Vota o muere!

Votar o morir fue el grito de batalla de Sam Block
Cuando fue a Greenwood lo golpearon y lo metieron en la cárcel.
Le dijeron a su abogado que no habría fianza
Se quedó en la cárcel y se mantuvo firme
Y puso de cabeza a Greenwood.
¡Vota o muere!

Votar o morir fue el grito de batalla de Jimmy Travis.
Mientras estaba en Greenwood le dispararon en la cabeza
El Klan pensó que estaba muerto.
Se sorprendieron de que sobreviviera y cuando se despertó
Dijo con una voz muy fuerte
Mi cabeza está ensangrentada pero erguida
¡Vota o muere!

Votar o morir fue el grito de batalla de Arnell Ponder
Casi la matan en la cárcel de Winona
Ella le dijo a Euvester que mantuviera la cabeza en alto
Porque cuando salieron
Ella votaría o moriría.

Votar o morir fue el grito de batalla de la Sra. Fannie Lou Hamer
Le hicieron un favor cuando la echaron de la tierra
Fue a Ruleville y tomó su posición.
Ella le dijo al mundo con fuerza y ​​orgullo
Que estaba enferma y cansada de estar enferma y cansada
La golpearon en la cárcel de Winona
Cuando salió era fuerte pero amable
Y ella siempre cantaría esta lucecita mía.

Esta pequeña luz mía
Voy a dejar que brille
Esta pequeña luz mía
Lo dejaré brillar, lo dejaré brillar, lo dejaré brillar, lo dejaré brillar.

¡Vota o muere!

Copyright y copia de Margaret Block, todos los derechos reservados.

SI NO VOTAS, NO LLORES

Si no votas, no llores
Les dijimos antes que votaran o murieran.

Cuando las cosas se ponen realmente mal y tienes que caminar
Porque no puedes comprar gasolina y tu caminar ya no es tan elegante y ágil,
Bueno, anda hermano, porque si no votas, no llores.

Cuando vas a la tienda y los precios se han disparado hasta el cielo,
Y estás caminando maldiciendo y quejándote y le dices a todo el mundo
que estos precios son demasiado altos
Y no sabes lo que vas a comprar
Bueno, si no vota, no llore.

Si te encuentras entre la espada y la pared
Y no puede pagar su hipoteca y tiene que reducir su tamaño a un espacio pequeño
Y te sientes disgustado y deshonrado y no puedes evitar una lágrima en tus ojos
Bueno, si no vota, no llore.

Si lo despiden de su trabajo y las cosas para usted ya eran difíciles
Y sabes que mandaron tu trabajo a otra tierra
Y todo lo que puedes hacer es levantar las manos y preguntarle a Dios por qué.
Bueno, si no vota, no llore.

Si se pone muy enfermo y no puede ir al médico porque no puede pagar la factura
Sin mencionar la compra de esas costosas píldoras,
Y sientes que te vas a morir
Bueno, si no vota, no llore.

Si te vas a la escuela y cumpliste con todas las reglas
Pero no puede obtener una subvención o un préstamo estudiantil y tiene que hacer las maletas y volver a casa
Y estás enojado y molesto y le dices a tu mamá que el mundo te está pasando de largo
Bueno, si no vota, no llore.

Si pierde sus cupones de alimentos y la sección ocho
Y llamas a tu trabajador para aclararlo
Y ella le dice que John McCain cortó sus beneficios y no dijo por qué
Y dejas escapar un profundo suspiro
Bueno, si no vota, no llore.
Ya les dijimos que votaran o murieran.

Copyright y copia de Margaret Block, todos los derechos reservados.

JUSTICIA Y JIVE
(Un poema histórico de la justicia estadounidense)

La justicia no estaba en el plan de Estados Unidos cuando le quitaron la tierra a la nación india,
Como el Arapahoe, el Apache, el Cherokee, el Choctaw, el Navajo y muchos más.
¿Fue un plan justo cuando los desterraste a una tierra aislada?
Y los infectó con viruela y urticaria, sabía que no sobrevivirían
Estas injusticias nunca podrán justificarse,
Lo llamas Justicia, pero es solo otra palabra para Jive.

¿Dónde estaba la Justicia cuando abundaba la esclavitud?
Quizás estaba ayudando al Viejo Maestro a mantener la nariz de Swobo contra el suelo.
Le quitaron a sus hijos, su cultura, su lengua y su identidad
pero no pudieron quitarle su dignidad.
Señora Justicia, no puede esconderse, la acusamos de genocidio.
Lo llamas Justicia, pero es solo otra palabra para Jive.

La justicia no estaba por ninguna parte cuando todos los linchamientos estaban cayendo.
El Klan nos colgó y no trató de esconderse
Porque sabían que la Justicia no estaba de nuestro lado,
Cuando Billie Holliday cantó "Strange Fruit", estaba cantando sobre cadáveres colgados de un álamo.
Podría haber estado cantando sobre ti o sobre mí.
Ella sabía que la justicia nunca presidiría
Lo llamas Justicia, pero Billie lo llamó Jive.

La justicia viene con un signo de dólar, aunque se supone que la justicia es ciega.
No puedo comprar Justicia y pagar el alquiler. Gano el salario mínimo sin beneficios.
Me parece que la justicia es solo para los ricos.
Si no tiene dinero, se le negará la justicia.
Lo llamas Justicia, pero es solo otra palabra para Jive.

Si Justice es realmente daltónico, ¿por qué tantos hermanos negros y morenos están cumpliendo condena?
Los encierra en algunos hechos caseros, pero ese siempre fue su plan de ataque.
Langston Hughes dijo una vez que la justicia es una diosa ciega para quien los negros somos sabios,
Su vendaje cubre dos llagas supurantes que alguna vez fueron ojos.
Lo llamas Justicia, pero Langston lo llamó Jive.

Madame Justice debe estar realmente cansada.
Ella está permitiendo que la policía haga perfiles negros
nos vigilan y nos detienen sin una buena razón.
Nos sentimos como patos fáciles durante la temporada de caza.
Ya es hora de que la Justicia esté de nuestro lado.
Lo llamas Justicia, pero es solo otra palabra para Jive.

Señor presidente, si la justicia estaba realmente intacta, ¿por qué creó la Ley Patriota?
La seguridad de tu patria es una injusticia disfrazada
pero el Sr. Bush, a diferencia de Justicia, no somos ciegos. Todos tenemos ojos.
Lo llamas justicia, pero es solo otra palabra para Jive.

Ahora señora Bush, la justicia tenía que haber sido sorda, muda y ciega
cuando ayudó a crear Que Ningún Niño Se Quede Atrás.
Estás preparando a los niños para una gran caída.
Señora Bush, una injusticia para uno es una injusticia para todos.
La justicia debe estar del lado de los niños.
Lo llamas Justicia, pero incluso los niños saben que es Jive.

¿Dónde estaba Justice cuando Katrina cayó?
Quizás se estaba escondiendo con el director de FEMA, ese incompetente Michael Brown.
La gente del Superdomo envió una oración con la esperanza de que FEMA
pronto estaría allí, pero a Bush y Brown realmente no les importaba.
Desearon que todos se hubieran alejado flotando mientras planeaban y
mintió y creó un retraso inexcusable, pero alguien dijo una vez que
Justicia retrasada es Justicia denegada.

Lo llamas Justicia, pero todos podemos reconocer a Jive.

Copyright y copia de Margaret Block, todos los derechos reservados.

PARA MIS JOVENES HERMANOS NEGROS

Vas a ser un negro sobresaliente
Si tienes metas, sueños y un plan maestro.

Quédate en la escuela y no te extravíes
Podrías ser como el doctor Montrell Green
Y conviértete en superintendente algún día.
Es un hombre que tenía metas, sueños y un plan maestro.
Y ahora es un negro sobresaliente.

No vendas drogas y salgas con matones.
Una buena educación a tu manera.
No todos son pandilleros como los medios de comunicación.
Eres joven, talentoso, guapo y negro.
Eres un estudiante "A" pero ellos nunca lo dirán.
Tienes metas, sueños y un plan maestro
Y vas a ser un negro sobresaliente.

No discutas a las mujeres y las llames B y W,
Respeta a todas las mujeres, especialmente a tu madre.
Ella es una mujer temerosa de Dios que siempre tuvo un plan.
Ella es la razón por la que eres un joven sobresaliente.
Sea un modelo positivo para todos los hermanos y mdash
Diles que dejen de vender drogas y se maten entre ellos
Diles que confíen en Dios y se amen unos a otros.
Porque todos ustedes son hermosos hermanos negros.

A mis hermanos de clase media,
Ya que todos ustedes son negros
¿Por qué los dices porque piensas
¿Que vinieron del lado equivocado de la pista?
Una vez te dije que son jovenes
Están dotados, son guapos y negros.
Así que discúlpelos mientras se dan una palmada en la espalda.

El plan de la sociedad es que falles
Entonces puedes terminar en la cárcel de alguien.
Bueno, no te gustan los monos naranjas
O celdas superpobladas.
Eres un triunfador y te irá bien.
Así que diles que te disculpen mientras arruinas sus planes
Porque vas a ser un negro sobresaliente.

La sociedad te pondrá en espera y te dirá que esperes
Pero tienes que ser como Job y mantenerte firme en tu fe
Porque Dios tiene el plan maestro
Y vas a ser un negro sobresaliente.


El condado de Lowndes y la Ley de derechos electorales

Artículo. Por Hasan Kwame Jeffries.
Historia y significado de la Organización por la Libertad del Condado de Lowndes.

La historia del condado de Lowndes, Alabama, ofrece un excelente estudio de caso sobre la historia de la lucha por el derecho al voto después de la aprobación de la Ley del derecho al voto en 1965. Para llevar esta historia al aula, compartimos aquí un artículo y una entrevista con el historiador Hasan Kwame. Jeffries, autor de Bloody Lowndes: derechos civiles y poder negro en Alabama y cinturón negro n. ° 8217. También hemos incluido breves extractos de Lowndes sangrientos sobre derechos de libertad y políticas de libertad, y un clip sobre Lowndes del documental, Ojos en el premio.

Una historia que a menudo no se cuenta: Condado de Lowndes, la Ley de Derechos Electorales y el nacimiento del Partido Pantera Negra original

Por Hasan Kwame Jeffries

Cuando comenzó 1965, los afroamericanos del condado de Lowndes, Alabama, no podían votar. El condado, que era 80% negro, tenía 5.122 votantes negros elegibles, pero no se registró ni uno solo. Cuando se les negó el voto, los afroamericanos no tenían voz en el proceso político. No hubo funcionarios electos negros y no ha habido uno desde la Reconstrucción. Y ningún negro se sentó en los jurados, ya que los grupos de jurados se derivaron únicamente de las listas de votantes registrados.

La exclusión absoluta de los negros del condado de Lowndes del proceso político aseguró que la discriminación racial continuara en todas las facetas de la vida local. Los alojamientos públicos estaban separados y eran desiguales. Las escuelas públicas estaban rígidamente segregadas. Y los trabajadores negros, especialmente los trabajadores agrícolas negros, estaban sobrecargados de trabajo y mal pagados.

Los negros del condado de Lowndes nunca se habían contentado con el status quo. Desde la emancipación, lucharon duro por sus derechos de libertad, la combinación de derechos civiles y humanos que los blancos les negaron durante la esclavitud. These included access to the ballot box, quality education, decent housing, land ownership, fair wages, and personal safety. But white supremacy was unrelenting, and its most vicious manifestation, racial terrorism, made direct, public challenges to the status quo impractical, if not impossible.

Indeed, long before 1965, Lowndes County, known to many as Bloody Lowndes, had developed a well-deserved reputation for racial terrorism. In the 1880s, whites defeated Reconstruction by stealing elections at gunpoint. At the turn of the century, they exploited black laborers through sharecropping, convict leasing, and debt peonage. Early in the new century, whites lynched African Americans with impunity, fearing neither arrest nor prosecution, and concocted preposterous rape stories to justify these murders. Before World War II, they used brutal force to suppress the wages of black agricultural workers, crushing, for instance, a 1935 sharecroppers strike by killing several people, beating dozens more, and forcing scores to flee the county for good. And after the war, whites, most especially county sheriff Otto Moorer, continued using violence to maintain Jim Crow.

But things began to change in the early months of 1965. In March, one week before Bloody Sunday, a group of thirty-nine black residents—some family, others friends—gathered at the county courthouse and boldly attempted to register to vote. No one was registered that day, but a movement was born. And by the end of the next year, this movement, led by local people and supported by daring activists from the Student Nonviolent Coordinating Committee (SNCC), had transformed Lowndes County from a citadel of violent white supremacy into the center of southern black militancy. They did this by creating the Lowndes County Freedom Organization (LCFO), an all black, independent, political party—the original Black Panther party. Their audacious bid to take control of county government was meant to ensure that black people had a say in the decisions that affected their lives. It is a story too often untold.

The March 1, 1965 voter registration attempt energized African Americans in Lowndes County. To coordinate future registration tries, a small group met at Frank Haralson’s old shop on the edge of White Hall and formed the Lowndes County Christian Movement for Human Rights (LCCMHR). John Hulett, who spearheaded the initial voter registration attempt, agreed to serve as chairperson. William Cosby, a local shopkeeper, signed on as vice-chairperson. Elzie Lee McGill, a 59-year-old farmer, joined as treasurer, and his daughter, Lillian McGill, volunteered to serve as secretary. Jesse Favors, a railroad laborer, rounded out the leadership team as assistant secretary.

Stokely Carmichael in Lowndes County.

The LCCMHR quickly set about organizing additional voter registration tries. As it did, four SNCC field secretaries, including Stokely Carmichael, a veteran of the movement in Mississippi, and Bob Mants, a native of Atlanta, joined them. The young activists came to the county just after the Selma to Montgomery march passed through, knowing they would find more than a few brave souls willing to fight white supremacy. And they did.

Operating out of a freedom house in White Hall provided by black landowners Matthew and Emma Jackson, Sr., the SNCC activists helped local movement volunteers knock on doors from one end of the county to the other. They encouraged any black folk who would listen—and even those who wouldn’t—to attend the twice-weekly mass meetings and to try to register to vote. The slow and hard work of canvassing paid off as more and more people joined the movement. In a remarkable display of collective courage, increasing numbers of Lowndes County blacks overcame their resignation about the way things were and their fear of white violence.

Still, change came slowly. The county’s white registrars refused to add African Americans to the voter roll. As summer neared its end, they had added only a dozen or so African Americans out of the hundreds who had appeared before them. Meanwhile, large landowning whites began evicting black renters who attempted to register, and white night riders began shooting into the homes of movement leaders. Then, on August 20, white resident Tom Coleman ambushed four movement activists leaving a store in Hayneville, killing white SNCC volunteer Jonathan Daniels. These were dark days.

The arrival of federal registrars in mid-August pursuant to the Voting Rights Act, which President Lyndon B. Johnson signed into law earlier that month, provided local people with a glimmer of hope. For the first time since Reconstruction, they were able to register to vote. And within a few months’ time, more than two thousand did.

The Voting Rights Act was a major triumph, a product of the hard work and sacrifices of activists and ordinary people in Selma and far beyond. But it did not mark the end of the movement, either locally or nationally. It signaled instead the start of a new phase of struggle. Prior to the Voting Rights Act, movement activists fought to secure access to the ballot box. After the passage of the law, they fought to give meaning to newly acquired votes. In Lowndes County, SNCC’s Courtland Cox asked: “What would it profit a man to gain the vote and not be able to control it?” Encouraged by SNCC activists to think about nontraditional ways of empowering black voters, the leadership of the LCCMHR decided to create their own independent political party.

In December 1965, Hulett announced the formation of the Lowndes County Freedom Organization. Through the LCFO, local blacks planned to run a full slate of black candidates in the November 1966 general election. They aimed to wrest control of the county government away from white Democrats, whom local activist Frank Miles, Jr. described as “the ones who had done the killing in the county and had beat our heads.” The goal was simple. The task was hard.

Because of Alabama’s high rate of adult illiteracy, every political party in the state had to have a ballot symbol. The ballot symbol of the dominant Democratic Party was a white rooster, which often appeared alongside the state party’s official slogan of “White Supremacy for the Right.” For the LCFO ballot symbol, local movement leaders chose a snarling black panther. LCFO chairperson Hulett explained: “The Black Panther is an animal that when pressured it moves back until it is cornered, then it comes out fighting for life or death. We felt we had been pushed back long enough and that it was time for Negroes to come out and take over.”

Local movement leaders and SNCC organizers valued voter education as much as voter registration, believing it would be harder for political candidates and elected officials, white or black, to deceive an informed electorate. So they organized a series of political education workshops, held first in Atlanta and then in Lowndes County, at which they discussed and debated election law and the duties of elected officials. And for those unable to read, they produced and distributed cartoon storybooks detailing the same. It was a remarkable experiment in democracy.

On May 3, 1966, the LCFO held its candidate nomination convention. Despite the threat of white violence, nearly one thousand Lowndes County blacks gathered at First Baptist Church in Hayneville and chose a full slate of black candidates. They nominated Sidney Logan, Jr. for sheriff Frank Miles, Jr. for tax collector Alice Moore for tax assessor Emory Ross for coroner and Robert Logan, John Hinson, and Willie Mae Strickland for school board. “We have our candidates,” said SNCC’s Carmichael that evening. “Their names will be on the ballot November 8 along with our symbol, the Black Panther. All the people have to do is pull the lever under the panther. November 8 we vote. November 9 we take over the courthouse.”

Lines of people standing outside buildings in Lowndes County, Alabama, on election day, Nov. 1966. By Jim Peppler Southern Courier. ADAH.

Local activists and SNCC organizers spent the summer of 1966 mobilizing the newly enfranchised black electorate. And on November 8, they turned out in great numbers, with some sixteen hundred African Americans casting ballots for Black Panther candidates. But it wasn’t enough. Whites used fraud and intimidation to suppress black voter turnout and to pad the Democrats’ vote totals. When the final ballots were tallied, every LCFO candidate lost, some by just a few dozen votes.

Although the LCFO fell short of its most immediate goal, the people weren’t defeated. “November 8, 1966, made one thing clear,” remarked Carmichael. “Someday black people will control the government of Lowndes County.” And so the people pressed on, organizing not just for electoral victory, which eventually did come, but also for better schools, access to capital, jobs, health care, and personal safety.

Reflecting on the local movement, Carmichael explained: “Lowndes is not merely a section of land and a group of people, but an idea whose time has come.” That idea—the development of independent political parties to empower African Americans—an idea at the core of black power politics was one of the key political developments of the post-Voting Rights Act era. And like the snarling black panther, it was born in rural Lowndes County.

This article was reprinted by permission of the author from Bridges: The Story of the Voting Rights Struggle in Selma & the Black Belt (Imani Press, 2015).

Bloody Lowndes: Civil Rights and Black Power in Alabama’s Black Belt (Excerpts)

Freedom Rights and Freedom Politics

In the pages ahead, I tell the story of the Lowndes County freedom struggle. My purpose is fourfold. First, I aim to provide a more comprehensive framework for understanding the civil rights movement. This new paradigm revolves around the concept of freedom rights’ the assortment of civil and human rights that emancipated African-Americans identified as the crux of freedom. Framing the civil rights movement as a fight for freedom rights acknowledges the centrality of slavery and emancipation to conceptualizations of freedom incorporates the long history of black protest dating back to the daybreak of freedom and extending beyond the Black Power era recognizes African-American’s civil and human rights objectives and captures the universality of these goals. Moreover, it allows for regional and temporal differentiation, moments of ideological radicalization, and periods of social movement formation.

Second, I strive to offer new insights into the mechanics of the civil rights movement. The struggle in Lowndes County elucidates the movement’s key organizing elements, including recruitment efforts that tapped into the Diaspora of black southerners who migrated north. It underscores the breadth of black protest, which extended far beyond voting rights. It draws attention to the special character of grassroots insurgency in the rural South. It highlights the outside forces that affected movement activism, especially white resistance and federal involvement. It helps explain the demise of movement organizing. And it complicates the movement’s standard chronology, partly by underscoring the importance of exploring black protest in the post-Voting Rights Act era. [From Bloody Lowndes: Civil Rights and Black Power in Alabama’s Black Belt, page 4.]

At the moment of emancipation, [African Americans] reflected on their enslavement and identified their freedom rights, or those civil and human rights that slaveholders denied them. These rights included those enumerated in the U.S. Constitution and in various state constitutions, such as freedom of speech, religion, and assembly, and the right to due process, keep and bear arms, and vote. They also included rights that everyone is born entitled to, such as the right to own property, choose employment, enjoy economic security, marry and start a family, move without restriction, and receive an education. African Americans recognized the importance of freedom rights during slavery. Their bondage made clear that freedom rights were not only essential to living meaningful lives, but also the key to power within society. The violence of slavery, however, circumscribed their efforts to secure these rights. Only after emancipation were they able to claim them publicly. Unencumbered by the shackles of the Peculiar Institution, they insisted on a decent standard of living, pushed for social autonomy, pursued basic literacy, fought for political power, and sought protection from white violence. Even after the euphoria surrounding the jubilee subsided, their primary focus remained the guarantee of freedom rights. [From Bloody Lowndes: Civil Rights and Black Power in Alabama’s Black Belt, page 8.]

The Lowndes County Freedom Organization (LCFO) convention was a memorable event for the black community, which had not hosted such a gathering since Reconstruction. It was equally important to SNCC’s Alabama organizers, who had worked tirelessly to create a grassroots third party to provide an alternative to the Democratic Party. The significance of the LCFO convention, however, transcended its local meaning. The selection of seven African Americans to run against white Democrats in November 1966 was a triumph for democracy. Although there was nothing particularly radical about the candidate selection format, the process of political education that African Americans underwent leading up to the convention cut completely against the grain of American politics.

After the 1965 Voting Rights Act became law, SNCC organizers developed a unique political education program for Lowndes County residents that used workshops, mass meetings, and primers to increase general knowledge of local government and democratize political behavior. As a direct result of this effort, the emerging black electorate rejected the undemocratic traditions that defined American politics. Rather than promote the interests of the socio-economic elite, draw candidates exclusively from the ranks of the propertied and the privileged, or limit decision making to a select few individuals, they adopted a freedom rights platform, selected candidates from the poor and working class, and practiced democratic decision making. In this way, the political education process gave rise to freedom politics. This new kind of political engagement coupled the movement’s egalitarian organizing methods with the people’s freedom rights agenda. The embrace of freedom politics by third-party supporters made the LCFO convention the high point of the Lowndes movement. [From Bloody Lowndes: Civil Rights and Black Power in Alabama’s Black Belt, page 145.]

Talk by Hasan Kwame Jeffries About Bloody Lowndes

Artículos relacionados

Hasan Kwame Jeffries is associate professor of history at the Ohio State University, where he holds a joint appointment at the Kirwan Institute for the Study of Race and Ethnicity.


Voting Rights for African Americans

A terrible and bloody Civil War freed enslaved Americans. The Fourteenth Amendment to the Constitution (1868) granted African Americans the rights of citizenship. However, this did not always translate into the ability to vote. Black voters were systematically turned away from state polling places. To combat this problem, Congress passed the Fifteenth Amendment in 1870. It says:

The right of citizens of the United States to vote shall not be denied or abridged by the United States or by any state on account of race, color, or previous condition of servitude.

Yet states still found ways to circumvent the Constitution and prevent blacks from voting. Poll taxes, literacy tests, fraud and intimidation all turned African Americans away from the polls. Until the Supreme Court struck it down in 1915, many states used the "grandfather clause " to keep descendents of slaves out of elections. The clause said you could not vote unless your grandfather had voted -- an impossibility for most people whose ancestors were slaves.

This unfair treatment was debated on the street, in the Congress and in the press. A full fifty years after the Fifteenth Amendment passed, black Americans still found it difficult to vote, especially in the South." What a Colored Man Should Do to Vote", lists many of the barriers African American voters faced.

The fight for African American suffrage raged on for decades. In the 1930s one Georgia man described the situation this way: "Do you know I've never voted in my life, never been able to exercise my right as a citizen because of the poll tax? . I can't pay a poll tax, can't have a voice in my own government."

Many brave and impassioned Americans protested, marched, were arrested and even died working toward voting equality. In 1963 and 1964, Dr. Martin Luther King Jr. brought hundreds of black people to the courthouse in Selma, Alabama to register. When they were turned away, Dr. King organized and led protests that finally turned the tide of American political opinion. In 1964 the Twenty-fourth Amendment prohibited the use of poll taxes. In 1965, the Voting Rights Act directed the Attorney General to enforce the right to vote for African Americans.

The 1965 Voting Rights Act created a significant change in the status of African Americans throughout the South. The Voting Rights Act prohibited the states from using literacy tests and other methods of excluding African Americans from voting. Prior to this, only an estimated twenty-three percent of voting-age blacks were registered nationally, but by 1969 the number had jumped to sixty-one percent.


Emancipation Proclamation: The 13th Amendment

Joint Resolution Proposing the Thirteenth Amendment to the United States Constitution, 01/31/1865–01/31/1865 Enrolled Acts and Resolutions of Congress, 1789–2008 General Records of the United States Government, 1778–2006, Record Group 11 National Archives (National Archives Identifier: 1408764)

The news of the Emancipation Proclamation was greeted with joy, even though it did not free all the slaves. Because of the limitations of the proclamation, and because it depended on a Union military victory, President Lincoln recognized that the Emancipation Proclamation would have to be followed by a constitutional amendment in order to abolish slavery.

After the Senate passed a bill for an amendment in April 1864, but the House of Representatives did not, Lincoln suggested that the bill be taken up by the Republican Party in its 1864 platform for the upcoming Presidential elections.

His efforts met with success when the House passed the bill in January 1865. On February 1, 1865, President Abraham Lincoln approved the Joint Resolution of Congress submitting the proposed amendment to the state legislatures. The necessary number of states ratified it by December 6, 1865.

The 13th Amendment to the United States Constitution formally abolished slavery in the United States. It provides that ”Neither slavery nor involuntary servitude, except as a punishment for crime whereof the party shall have been duly convicted, shall exist within the United States, or any place subject to their jurisdiction.”

The struggle for complete freedom was far from finished even with the 13th Amendment. Two more amendments were added to the Constitution. Ratified in 1868, the 14th Amendment increased the liberties and rights granted by the Bill of Rights to former slaves. Two years later the 15th Amendment was ratified, giving African American men the right to vote. The Emancipation Proclamation helped make these rights and liberties available for newly freed people, as it was one of the first steps towards freedom for former slaves.

The 13th Amendment and its history are featured in the online exhibit “Our Documents.”

The story of the creation of the 13th Amendment is featured in “The Meaning and Making of Emancipation,” a free eBook created by the National Archives. You can read it on your iPad, iPhone, Nook, or other electronic device.


Ver el vídeo: 1 Quién es quién? La elección más grande en la historia de México: #ParaVotarEnLibertad