Leptis Magna

Leptis Magna


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Leptis Magna (también conocida como Lepcis Magna), ubicada en el oeste de Libia, África del Norte, fue una ciudad fenicia fundada por Tiro en el siglo VII a. C. Siguiendo siendo una ciudad importante en el período romano, fue el lugar de nacimiento del emperador Septimio Severo (r. 193-211 d. C.). Leptis Magna, gracias a sus impresionantes ruinas como el Teatro Augusto, el foro y el arco de Tetrapylon, está catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Asentamiento fenicio

La ciudad costera de lo que los romanos llamarían más tarde Leptis Magna fue establecida en la segunda mitad del siglo VII a. C. por un puerto natural en la desembocadura del río Wadi Lebda por colonos fenicios de Tiro. La historia prerromana de Leptis, entonces quizás llamada Lpqy, es irregular debido a la escasa evidencia arqueológica, pero originalmente había un área abierta de cuatro lados que probablemente actuó como un foro público, una necrópolis del siglo IV a. C. Teatro romano) y templos dedicados a los dos dioses patronos de la ciudad, Shadrapa y Milk'ashtart. La ciudad prosperó en gran parte gracias a la producción y exportación de aceite de oliva, pero no estuvo exenta de rivales, en particular la colonia griega de Cinyps a solo 18 km (11 millas) al este a lo largo de la costa.

Leptis Magna fue una de las joyas del Imperio Romano y la costa vecina se convirtió en el lugar favorito de los aristócratas para construir sus villas.

El período romano

En el siglo II a. C., la ciudad ganó el favor de apoyar a Roma durante la Tercera Guerra Púnica con Cartago (149-146 a. C.). En el siglo I a. C., la ciudad eligió el lado equivocado para dar marcha atrás durante la guerra civil de Roma entre Julio César (l. 100-44 a. C.) y Pompeyo el Grande (l. 106-48 a. C.). César salió victorioso en el año 48 a. C. y rápidamente impuso una tarifa anual a la ciudad de tres millones de libras de aceite de oliva por su error de juicio. Los romanos construyeron una presa y canales alrededor de la ciudad para administrar mejor las crecidas regulares del río Wadi Lebda.

La mayoría de las ruinas en el sitio hoy en día datan del período romano, y la mayoría data del reinado de Augusto (r. 27 a. C. - 14 d. C.) o posterior. Sin embargo, a menudo muestran una interesante mezcla de estilos arquitectónicos púnicos y romanos. El gran teatro de Augusto tiene un escenario colindante y el mercado o macellum data del mismo período. Sabemos que ambas estructuras fueron financiadas por un aristócrata local, el espléndidamente llamado Annobal Tapapius Rufus. El mercado era inusual con sus dos salas de mercado semicirculares, y las piedras que tenían las medidas romanas estándar de longitud y volumen talladas en ellas todavía se pueden ver hoy. Otras estructuras romanas notables incluyen el Chalcidium, un edificio colindante de función incierta (probablemente comercial) y un templo dedicado a la familia Augusta y Roma. Este último contaba con dos hermosas estatuas de Augusto y su esposa Livia, que ahora se exhiben en el Museo Arqueológico de Trípoli. Leptis Magna se hizo romano municipium en 64 CE.

Alrededor del 110 d.C., la ciudad recibió el estatus formal de romana. Colonia lo que le devolvió los derechos de voto en Italia. En relación con este evento, se construyeron el Foro de Trajano y el Arco de Trajano. Un nuevo acueducto fue construido durante el reinado de Adriano (117-138 EC), nuevamente pagado por un aristócrata local, esta vez Quintus Servilius Candidus. Otra adición a las comodidades de la ciudad fueron los baños romanos, construidos con mármol y ladrillo, que se colocaron junto a un enorme espacio de palaestra. Con un anfiteatro (56 d.C.), un circo (cuyas puertas de salida han sobrevivido notablemente bien) y muchas villas grandes (cuyos mosaicos en el suelo son otro testimonio duradero de la prosperidad de la ciudad), Leptis Magna se estaba convirtiendo rápidamente en una de las joyas del Imperio Romano. , y la costa vecina se convirtió en un lugar favorito de los aristócratas para construir sus villas.

El efecto Septimius Severus

A finales del siglo II d.C., los buenos tiempos continuaron, de hecho mejoraron aún más, y la ciudad produjo a su hijo más famoso, el futuro emperador romano Septimio Severo. Nacido en una familia aristocrática local, Septimius se aseguraría de que su ciudad natal no careciera de inversiones. Más bien descaradamente, como dice el historiador M. Wheeler, "prodigó en su lugar de nacimiento una riqueza artística que excede su importancia económica y política" (53).

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

El arco de Tetrapylon de cuatro lados probablemente se instaló para honrar el viaje de Septimius Severus de regreso a casa en 203 EC.

En consecuencia, Leptis Magna se convirtió en el segundo lugar después de Cartago como la ciudad más importante del norte de África romana. Una nueva ola de renovación urbana comenzó para honrar la asociación de la ciudad con el hombre más poderoso del mundo antiguo. Si bien la piedra caliza amarilla local era la principal fuente de material de construcción, el bolso imperial se derramó sobre piedras mucho más caras y raras para resaltar y columnas decorativas como el brillante mármol blanco Pentelic y el mármol verde Carystian de Grecia, el mármol Proconnesiano blanco con vetas grises de Turquía. y granito egipcio rojo.

Se construyó un nuevo foro de 305 x 183 metros (1000 x 600 pies), y se construyó una de las mejores basílicas del Imperio que tenía tres pasillos, dos ábsides y una escultura muy decorativa de escenas que mostraban las deidades de la familia Severa de Dionisos y Hércules. Alcanzando una altura de alrededor de 30 metros (100 pies), la basílica era tan ambiciosa que tardó hasta el reinado de Caracalla (211-217 EC) en completarse.

Otras obras realizadas como parte del proyecto de ampliación de Septimius Severus incluyeron la ampliación del puerto y sus instalaciones de atraque: un faro, muelles, torre de vigilancia, almacenes y un templo. Quizás indicativo del enfoque de planificación urbana de 'no se preocupe si realmente no lo necesitamos', el puerto terminado parece haber sido poco utilizado y ya estaba lleno de sedimentos a fines del siglo III d.C. Se construyó una calle colonada para conectar los baños con el resto de la ciudad y el puerto, y una gran fuente pública (ninfeo) fue erigido. El emperador incluso consiguió su propio arco conmemorativo, el distintivo Tetrapylon de cuatro lados, probablemente creado para honrar el viaje de Septimio de regreso a casa en 203 EC. El arco se encontraba en la encrucijada principal de la ciudad, pero estaba ubicado en su propia isla, por lo que no estaba destinado a ser utilizado como pasaje. Como muchas otras estructuras romanas de la época, su decoración refleja el arte y la arquitectura del Cercano Oriente. Ahora en su apogeo, la ciudad cubría unas 425 hectáreas (660 acres), lo que la convierte en una de las más grandes del Imperio Romano.

Una última característica arquitectónica notable, ubicada a las afueras de la ciudad, son los llamados 'Baños de caza', quizás construidos a fines del siglo II d.C. Este edificio, probablemente utilizado por cazadores de animales que suministraron sus capturas a circos y anfiteatros, si el tema de uno de sus mosaicos de pared es algo por lo que pasar, tiene un techo de cúpula múltiple perfectamente conservado hecho de hormigón. El edificio y sus mosaicos y murales se encuentran en un notable estado de conservación gracias a que estuvo completamente enterrado bajo dunas de arena durante 17 siglos.

Disminución

Leptis, junto con Sabratha y Oea, era parte de la provincia romana de Tripolitania (actual Libia occidental), y la ciudad fue convertida en capital de la provincia por el emperador Diocleciano (r. 284-305 d. C.). Sin embargo, a medida que avanzaba el siglo IV d.C., la ciudad sufría cada vez más de incursiones de miembros de tribus del norte de África. La ciudad había construido fortificaciones ya en el año 69 d.C. para protegerse de las incursiones de los bereberes Garamantes, pero en el año 365 d.C. Leptis Magna fue devastada por los bereberes Austuriani. Las fortunas de la región mejoraron algo en el siglo VI EC cuando el Imperio Bizantino tomó un mayor interés en el norte de África, pero la importancia económica de la ciudad ahora se redujo mucho y, como consecuencia, también lo fue el tamaño de Leptis Magna. El área urbana reducida, ahora apenas 38 hectáreas o 95 acres, estaba protegida por un muro defensivo, cuyos restos aún se pueden ver hoy. También en el siglo VI d.C., la basílica se convirtió en una iglesia cristiana. El sitio antiguo fue redescubierto y excavado sistemáticamente por arqueólogos italianos desde 1920 EC.


Leptis Magna

Leptis Magna un antiguo puerto marítimo y centro comercial en la costa mediterránea del norte de África, cerca de la actual Al Khums en Libia. Fundada por los fenicios, se convirtió en una de las tres principales ciudades de Tripolitania y más tarde fue una colonia romana bajo Trajano. La mayoría de sus impresionantes restos datan del reinado de Septimio Severo (193 d.C. & # x2013211), oriundo de la ciudad.

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

ELIZABETH CONOCE "Leptis Magna". Diccionario Oxford de frases y fábulas. . Encyclopedia.com. 16 de junio de 2021 & lt https://www.encyclopedia.com & gt.

ELIZABETH CONOCE "Leptis Magna". Diccionario Oxford de frases y fábulas. . Obtenido el 16 de junio de 2021 de Encyclopedia.com: https://www.encyclopedia.com/humanities/dictionaries-thesauruses-pictures-and-press-releases/leptis-magna

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


Sitio arqueológico de Leptis Magna

Leptis Magna fue ampliada y embellecida por Septimio Severo, que nació allí y más tarde se convirtió en emperador. Fue una de las ciudades más bellas del Imperio Romano, con sus imponentes monumentos públicos, puerto, mercado, almacenes, tiendas y distritos residenciales.

La descripción está disponible bajo licencia CC-BY-SA IGO 3.0

Sitio archéologique de Leptis Magna

Embellie et agrandie par Septime Sévère, enfant du pays devenu empereur, Leptis Magna était l'une des plus belles villes de l'Empire romain, avec ses grands monumentos publics, son port artificiel, son marché, ses entrepôts, ses ateliers et ses quartiers d'habitation.

La descripción está disponible bajo licencia CC-BY-SA IGO 3.0

موقع لبدة الأثري (لبتس ماغنا) (لبدة الكبرى)

كانت لبدة إحدى أجمل حاضرات الامبراطورية الرومانية بعد أن جملها وكبرها "سيبتيموس سيفيروس" ابن البلاد الذي أصبح امبراطورا, وذلك بنصبها العامة الكبيرة, ومرفئها الاصطناعي, وسوقها, ومخازنها, ومحترفاتها وأحيائها السكنية.

fuente: UNESCO / ERI
La descripción está disponible bajo licencia CC-BY-SA IGO 3.0

莱波蒂斯 考古 遗址

fuente: UNESCO / ERI
La descripción está disponible bajo licencia CC-BY-SA IGO 3.0

Археологические памятники Лептис-Магны

Лептис-Магна была расширена и украшена Септимием Севером, который родился здесь, а тозднее стал иром. Это был один из прекраснейших городов Римской империи, с внушительными общественными зданиями, гаванью, рыночной площадью, складами, магазинами и жилыми кварталами.

fuente: UNESCO / ERI
La descripción está disponible bajo licencia CC-BY-SA IGO 3.0

Sitio arqueológico de Leptis Magna

Embellecida y engrandecida por uno de sus hijos, el emperador romano Septimio Severo, la ciudad de Leptis Magna fue una de las más bellas del Imperio Romano, con sus grandes monumentos públicos, su puerto artificial, su mercado, sus almacenes, sus talleres y sus barrios de viviendas.

fuente: UNESCO / ERI
La descripción está disponible bajo licencia CC-BY-SA IGO 3.0

レ プ テ ィ ス ・ マ グ ナ の 古代 遺跡
Archeologische stad Leptis Magna

De Fenicische nederzetting Lpgy werd aan het begin van het 1e Millennium voor Christus gevestigd en net voor het start van onze jaartelling in het Romeinse rijk geïntegreerd. De stad kreeg de naam Leptis Magna. Onder Septimius Severus, die er werd geboren en later keizer werd, werd de stad op zeer ambitieuze wijze gerenoveerd, uitgebreid en verfraaid. Het forum, de basiliek en de boog van Severus behoren tot de belangrijkste voorbeelden van een nieuwe Romeinse kunst, die sterk beïnvloed was door Afrikaanse en oosterse tradities. Leptis Magna es een van de mooiste steden van het Romeinse rijk, se reunió con monumentos imponentes abiertos, een haven, een marktplaats, pakhuizen, winkels en woonwijken.

  • inglés
  • francés
  • Arábica
  • chino
  • ruso
  • Español
  • japonés
  • holandés

Las ruinas romanas de Leptis Magna cerca de Londres

Leptis Magna, también conocida como Leptis o Lepcis Magna es una antigua ciudad fundada por el Imperio cartaginés en la desembocadura del Wadi Lebda en la actual Libia.

Durante el período romano, a la ciudad se le otorgó el estatus de civitas libera et immunis, lo que permitió a los habitantes vivir de forma relativamente independiente bajo el gobierno de sus suphetes nativos. Leptis Magna fue posteriormente incorporada a la provincia romana de África por el emperador Tiberio, y se convirtió en uno de los principales centros urbanos y centros comerciales de la provincia con el resto del Mediterráneo y las ciudades circundantes.

Con el deterioro del Imperio Romano en el siglo V d.C., la ciudad cayó brevemente bajo el control de los Vándalos, hasta que fue reconquistada por el Emperador Justiniano I del Imperio Bizantino alrededor del 533/4 d.C.

En el siglo VI d.C., los territorios bizantinos de África fueron invadidos durante la conquista musulmana del Magreb, lo que provocó que Leptis Magna se convirtiera en una ruina abandonada.

A lo largo de los siglos, la ciudad se convirtió en una cantera para la población local y un sitio de saqueo colonial para los británicos y franceses. En el siglo XVII, el rey Luis XIV de Francia transportó 600 columnas de la ciudad para amueblar sus palacios de Versalles y París, así como la catedral de Rouen y la abadía de Saint-Germain-des-Preps.

En 1816, un oficial británico llamado Hanmer George Warrington visitó las ruinas con el artista Augustus Earle y convenció al gobernador otomano local para que le permitiera quitar 25 pedestales, 15 columnas de mármol, 22 columnas de granito, 10 capiteles, 5 losas inscritas y fragmentos de piedra. y escultura para su transporte a Inglaterra.

Warrington había esperado obtener un reconocimiento similar al de Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin, quien fue aclamado como un héroe en ese momento por la adquisición de la mitad de las esculturas supervivientes del Partenón y otros edificios en la Acrópolis de Atenas, que fueron vendidos a los Gobierno británico y pasó a la administración fiduciaria del Museo Británico para su exhibición en la Galería Duveen.

Al presentar las piedras Leptis Magna en Inglaterra, Warrington descubrió que había juzgado mal la reacción del gobierno británico y sus pares, quienes afirmaron que no estaban "en absoluto impresionados o convencidos del valor, ya sea estético o intrínseco, del cargamento".

Las piedras se colocaron en la explanada del Museo Británico durante ocho años, hasta que en 1826 fueron entregadas al arquitecto del rey Jorge IV, Sir Jeffry Wyatville.

Wyatville usó las piedras para construir una locura elaborada que llamó "El templo de Augusto" (posiblemente como una referencia al nombre completo del rey, George Augustus Frederick) en la propiedad real de los terrenos del Castillo de Windsor, cerca del lago de Virginia Water. en el actual Windsor Great Park.


La inaccesible historia de Libia: Leptis Magna

Sacudida por la guerra desde que las protestas populares derrocaron al antiguo dictador Muammar Gaddafi, Libia ya no es uno de los principales destinos de vacaciones de la gente. Sin embargo, este vasto país alberga cinco sitios del patrimonio mundial y aventurarse en la puerta del Sahara una vez lo llevó a través de una distorsión del tiempo en la historia de la civilización.

Uno de esos lugares es el sitio fenicio considerado como una de las áreas arqueológicas más extensas encontradas en la costa mediterránea que se remonta a principios del milenio antes de Cristo. Leptis Magna.

Ubicada aproximadamente a 90-100 kilómetros al este de la capital del país, Trípoli, Leptis Magna fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1982 porque fue clasificada como una de las ciudades más bellas del mundo romano.

Contiene un total de 30 monumentos importantes que incluyen los baños de Adriano, el foro, la Basílica Varias, el puerto, los templos principales, la plaza del mercado y un teatro, todos restaurados.

Leptis Magna, Labdah, Libia en noviembre de 2004. [Imagen: Flickr / Sludge G]

La ciudad fue el lugar de nacimiento del emperador romano Septimus Severus, que había subido al poder después de Cómodo y era el hijo autoproclamado de Marco Aurelio. Se consideraba que había tenido una gran influencia en el aumento de la paga de los soldados del ejército romano.

Severus incluso había expandido su influencia al campo del derecho, donde presentó el Consilium al Imperio Romano, un panel asesor de juristas experimentados que ayudaban al emperador a tomar decisiones.

Vista del teatro de Leptis Magna en Libia. [Imagen: Flickr / Rob Glover]

Mirando desde lo alto de los escalones, puede ver las columnas del teatro alineadas contra las arenas cambiantes debajo de las aguas a lo largo de las costas de la ciudad. Si te paras en las periferias del anfiteatro, puedes imaginar los ensordecedores choques de espadas que empuñan los gladiadores mientras la multitud gruñe a la facción perdedora. La seguridad mínima y los límites raros significan que uno es libre de vagar como si fuera un romano, bajo el arco de Severus Septimus.

Una vista de un arco en el Leptis Magna en Libia. [Imagen: Flickr / Rob Glover]

La renovación del anfiteatro de 15.000 asientos se ha completado con cientos de esculturas y mosaicos que se han transferido desde el sitio en Leptis Magna a los museos de Trípoli y Lebda, el nombre árabe de “Leptis”. Desafortunadamente, una gran cantidad de las 600 columnas de mármol con rayas verdes a lo largo del camino con columnas y las 400 columnas de granito rojo de Asuán en el Foro de Severan ya no están, se trasladaron al castillo de Windsor o a la iglesia de Versalles y Saint-Germain-de-Pres en París. . Muchas de las columnas se habían adelgazado y enchapado para adaptarse a los salones franceses que se habían retirado de su lugar de descanso original.

La imagen empañada del país y la lenta resolución de un gran problema político seguirán siendo cada vez más una carga para quienes anhelan visitar las puertas del Sahara y todas sus maravillas. Y así, la imagen de la tierra árida conocida como Libia seguirá nublando las mentes de muchos y se perderá en el tiempo al igual que sus ruinas romanas.

Mohammed Deghayes & # 8211 Estudiante universitario británico-libio de Sociología y Comunicaciones de Medios. Comentar sobre asuntos sociales, mediáticos y políticos en Libia y Oriente Medio.

Foto: Vista de Leptis Magna en Libia. [Imagen: Flickr / Carsten ten Brink]


Leptis Magna & # 8211 Una antigua ciudad romana en África

Leptis Magna, una ciudad en la costa de Libia, fue una ciudad prominente en África en los días del Imperio Romano.

Leptis Magna, ubicado en el actual país africano de Libia, fue un puerto importante en el apogeo del Imperio Romano. Era una hermosa ciudad que mezclaba arquitectura árabe y romana. Sus ruinas todavía están siendo exploradas por arqueólogos hoy en día, y se están haciendo muchos descubrimientos nuevos.

De Fenicia a Roma

La ciudad fue colonizada por primera vez por los fenicios, un pueblo libanés que navegaba por el mar, en 1100 a. C. Cartago tuvo la propiedad de la ciudad hasta el 146 a.C. Después de las Guerras Púnicas, los romanos adquirieron y colonizaron la zona, añadiéndola a su república alrededor del 23 a. C. Cuando el emperador Tiberio llegó al poder, la ciudad fue incorporada oficialmente al Imperio Romano y se convirtió en un importante centro comercial.

Prosperidad bajo un nuevo emperador

La ciudad alcanzó su apogeo cuando Septimius Severus, un nativo de Leptis Magna, se convirtió en emperador romano. Favoreció su ciudad natal más que cualquier otra ciudad provincial y comenzó muchos proyectos de construcción, construyendo muchas de las estructuras cuyas ruinas permanecen hoy. Bajo su gobierno, Leptis Magna se convirtió finalmente en la tercera ciudad más importante del África controlada por los romanos.

Leptis & # 8217 Declive y abandono

Leptis Magna prosperó hasta la Crisis del siglo III d.C., un declive masivo en el comercio causado por disturbios civiles y repetidas invasiones de los llamados bárbaros al Imperio Romano. El orden fue finalmente restaurado, pero no hasta que se haya hecho un daño irrevocable al bienestar de Leptis Magna. La situación empeoró aún más por un gobernador romano corrupto llamado Romanus, que exigió un & # 8220tribute & # 8221 a cambio de protección contra los ataques de los bárbaros vándalos. Los ciudadanos no podían pagar, por lo que los vándalos invadieron y tomaron el control de la ciudad en el 439 d.C. En el 523 d.C. los bereberes, un pueblo indígena que vivía en el norte de África, saquearon Leptis Magna. La ciudad nunca se recuperó realmente del ataque, y en la década de 650 estaba desierta.

Ruinas de Leptis Magna

Leptis Magna contiene algunos de los edificios romanos mejor conservados que conocen los arqueólogos. El teatro, por ejemplo, está casi intacto y está situado de modo que el público mire hacia el mar. Otro edificio, llamado macellum, o mercado interior, también está casi intacto, al igual que la plataforma octogonal que lo rodea. Pero la característica más singular, con mucho, son los Hunting Baths, un complejo de cúpulas de hormigón que albergaban los baños de estilo romano. Para muchos visitantes, son similares a muchos edificios de estilo árabe.

Esta ciudad romana tiene una especial importancia en la historia, tanto por su prominencia como por sus notables ruinas. Ofrece a los arqueólogos y turistas una mirada especial al África dominada por los romanos.


Contenido

El nombre latino era Lepcis Magna (también deletreado Leptis en algunas inscripciones también Leptimagnensis civitas, adjetivo Leptitanos, Leptitanus) El nombre griego era Λέπτις μεγάλη Leptis megale o Νεάπολις Neapolis. La ciudad fue llamada "Mayor" (magna, el megale) en contraste con Leptis Parva en la actual Túnez. El nombre neopúnico (época romana) se registra como lpqy (o '-lpqy, con artículo). & # 911 & # 93 & # 912 & # 93 El nombre parece ser de origen semítico, tentativamente conectado a la raíz árabe lfq "fabricar, reconstruir", tomado para referirse a la fundación o construcción de la ciudad. & # 911 & # 93 El nombre árabe moderno es لَبْدَة Labdah. Α]


Historia como ciudad

La ciudad parece haber sido fundada por un grupo de bereberes locales (y probablemente fenicios) en algún momento alrededor del año 1000 a. C., quienes le dieron el nombre Lybico-Berber Lpqy. La ciudad no alcanzó prominencia hasta que Cartago se convirtió en una gran potencia en el mar Mediterráneo en el siglo IV a. C. Nominalmente siguió siendo parte de los dominios de Cartago hasta el final de la Tercera Guerra Púnica en 146 a. C. y luego pasó a formar parte de la República Romana, aunque desde aproximadamente el 111 a. C. en adelante, fue a todos los efectos una ciudad independiente.

Durante el reinado de Augusto, Leptis Magna fue clasificada como una & # 8220Civitas libera et immunis & # 8221, o una comunidad libre, sobre la cual el gobernador tenía un control mínimo absoluto. Como tal, Leptis conserva sus dos suphetes a la cabeza de su gobierno, con el mhzm, similar a los ediles romanos, como magistrados menores. Además, había funcionarios sagrados como el & # 8216addir & # 8216ararim o praefectus sacrorum, el nēquim ēlīm, y probablemente un colegio sagrado de quince miembros. Esta oficina todavía estaba en funcionamiento cuando Leptis se convirtió en un & # 8220Municipium & # 8221 con un cierto grado de derechos y privilegios romanos en algún momento entre el 61 y el 68 d.C., durante el gobierno de Nerón.

Pronto los comerciantes italianos se establecieron en la ciudad e iniciaron un lucrativo comercio con el interior de Libia. La Roma republicana envió algunos colonos junto con una pequeña guarnición para controlar la ciudad. Desde entonces, la ciudad comenzó a crecer e incluso se le permitió crear su propio dinero (monedas). Leptis Magna permaneció como tal hasta el reinado del emperador romano Tiberio, cuando la ciudad y sus alrededores se incorporaron formalmente al imperio como parte de la provincia de África. Pronto se convirtió en una de las principales ciudades del África romana y en un importante puesto comercial.

Leptis alcanzó su mayor prominencia a partir del 193 d.C., cuando un hijo nativo bereber, Lucius Septimius Severus, se convirtió en emperador. Prefería su ciudad natal por encima de todas las demás ciudades de provincia, y los edificios y la riqueza que prodigaba hicieron de Leptis Magna la tercera ciudad más importante de África, rivalizando con Cartago y Alejandría. En 205 d.C., él y la familia imperial visitaron la ciudad y recibieron grandes honores. Entre los cambios que introdujo Severus estaban la creación de un nuevo foro magnífico y la reconstrucción de los muelles. El puerto natural tenía tendencia a encharcarse, pero los cambios de Severan empeoraron la situación, y los muelles orientales están muy bien conservados, ya que apenas se utilizaron. Leptis se extendió demasiado en este período. Durante la crisis del siglo III, cuando el comercio se redujo vertiginosamente, la importancia de Leptis Magna también cayó en declive y, a mediados del siglo IV, gran parte de la ciudad había sido abandonada. Ammianus Marcellinus relata que la crisis fue agravada por un gobernador romano corrupto llamado Romanus durante una importante incursión tribal que exigió sobornos para proteger la ciudad. La ciudad en ruinas no pudo pagar estos y se quejó ante el emperador Valentiniano. Romanus luego sobornó a la gente en la corte y dispuso que los enviados de Leptán fueran castigados & # 8220 por presentar acusaciones falsas & # 8221. Disfrutó de un renacimiento menor a partir del reinado del emperador Teodosio I.

En 439 d. C., Leptis Magna y el resto de las ciudades de Tripolitania cayeron bajo el control de los vándalos cuando su rey, Gaiseric, capturó Cartago a los romanos y la convirtió en su capital. Desafortunadamente para el futuro de Leptis Magna, Gaiseric ordenó la demolición de los muros de la ciudad para disuadir a su gente de rebelarse contra el gobierno vándalo. La gente de Leptis y los Vándalos pagaron un alto precio por esto en el 523 d.C. cuando un grupo de asaltantes bereberes saqueó la ciudad. Belisario recuperó Leptis Magna en nombre de Roma diez años más tarde, y en el 534 d.C., destruyó el reino de los vándalos. Leptis se convirtió en la capital provincial del Imperio Romano de Oriente (ver Imperio Bizantino), pero nunca se recuperó de la destrucción que le causaron los bereberes. Fue el lugar de una masacre de jefes bereberes de la confederación tribal Leuathae por parte de las autoridades romanas en 543 d. C. El historiador Theodore Mommsen escribió que bajo el dominio bizantino la ciudad era completamente cristiana. Durante la década 565-578 d. C. los misioneros cristianos de Leptis Magna incluso comenzaron a moverse una vez más entre las tribus amazigh tan al sur como los fezzan en el desierto de Libia y convirtieron a los garamantes. Pero la decadencia de la ciudad, vinculada incluso a la desertificación del Sahara, continuó incluso si se construyeron nuevas iglesias y, en el momento de la conquista árabe de Tripolitania en la década de 650, la ciudad estaba casi abandonada a excepción de una guarnición bizantina. El progresivo crecimiento de las tierras áridas alrededor de Leptis dañó su importancia y el puerto se llenó de arena. Como consecuencia, cuando los árabes llegaron alrededor del año 640 d.C. y luego conquistaron Leptis, encontraron solo una pequeña guarnición y una pequeña ciudad de menos de 1,000 habitantes. Bajo la dominación árabe, Leptis desapareció: en el siglo X la ciudad fue olvidada y completamente cubierta por arena.


Esplendor y belleza en el norte de África

El distrito costero que bordea el Bajo Syrtis se llama Emporia. Es un país muy fértil y solo una ciudad allí & ndash Leptis & ndash rindió tributo a Cartago a la suma de un talento por día.

Leptis, o Lepcis, Magna en Libia se estableció como colonia fenicia en el siglo VII a. C., pero alcanzó su punto máximo como parte de la región romana de Tripolitania. En la antigüedad romana se conocía tanto como Leptis como Lepcis en latín, siendo esta última la forma habitual utilizada en la propia ciudad, reflejando el nombre prerromano Lpqy. Magna, & lsquoGreat & rsquo, lo distinguió de la ciudad más pequeña de Leptiminus en Túnez. Derivada su riqueza del aceite de oliva producido en su interior, la prosperidad de Leptis Magna & rsquos ya se reflejaba en sus espléndidos edificios públicos de los siglos I y II d.C. Sin embargo, en el año 193 d.C., Lucius Septimius Severus, un senador romano cuya familia se originó allí, tomó el trono imperial en una guerra civil. El patrocinio de Severus y rsquo aumentó aún más el estatus de la ciudad y rsquos, y mejoró su apariencia con un programa de construcción digno del lugar de nacimiento de un emperador.

La evidencia más antigua del sitio data de mediados a finales del siglo VII a. C., probablemente reflejando el establecimiento de un puesto comercial fenicio en la desembocadura del Wadi Lebda. Sabemos poco sobre la arqueología de la ciudad prerromana, ya que se encuentra enterrada e inexplorada bajo niveles posteriores. Sin embargo, Livy presenta a Leptis como sujeto de Cartago durante la Segunda Guerra Púnica, y el centro principal de una región llamada Emporia, & lsquoThe Trading Posts & rsquo. Tripolitania es un nombre posterior, que refleja la Trípoli (& lsquoThree Cities & rsquo) en las cercanías & ndash Leptis, Sabratha y Oea (Trípoli moderna). & lsquoEmporia & rsquo enfatiza su naturaleza comercial, pero Livy también menciona la fertilidad de la zona y afirma que pagó un Talento en tributo diario a Carthage, una cantidad enorme, pero quizás plausible en vista de la riqueza posterior de la ciudad. Su población parece haber sido una mezcla culturalmente integrada de los descendientes de colonos fenicios e indígenas libios, conocidos como "lsquoLibyphoenicians" por griegos y romanos. El idioma público en el período romano fue el neopúnico, una versión tardía del fenicio.

Desde el reinado del primer emperador romano, Augusto, Leptis se encontraba en la provincia romana de África Proconsularis, aunque Tripolitania estaba lejos del núcleo político y militar de la provincia y rsquos en Túnez y Argelia. Se convirtió en un municipium alrededor del 74 d.C., y un Colonia en el 109 d. C., que en este caso implicó que sus ciudadanos existentes recibieran la ciudadanía romana en lugar de colonos o soldados externos como era habitual.

Esta vista desde el suroeste muestra la calle principal con columnas de Leptis Magna a través del arco de Severan, con otro arco, dedicado al emperador Trajano, al fondo.

& copiar Stefan Auth / Imagebroker RF / agefotostock.com.

Leptis Magna se convirtió rápidamente en una de las ciudades más bellas y romanizadas del norte de África, con una gama completa de edificios públicos donados por su rica élite local. El Foro Viejo fue ampliado y mejorado en el período julio-claudio con la construcción de un templo dedicado a Roma y al propio Augusto. Un teatro fue terminado en 1 dC y ndash2 su inscripción dedicatoria, al igual que otras inscripciones de edificios contemporáneos del sitio, arroja mucha luz sobre la cultura e instituciones mixtas de la ciudad y los rsquos. Es bilingüe, en latín y neopúnico, lo que refleja el uso público continuo del idioma local hasta el siglo I d.C. El dedicador, que pagó el teatro a sus expensas, fue Annobal Rufus, hijo de Himilcho Tapapius, cuyo nombre es una mezcla de elementos latinos y púnicos. Los títulos que tenía incluían flamen, un sacerdocio romano que supervisa el culto del emperador en la ciudad, y sufete, un término púnico para la magistratura superior de la ciudad y rsquos, conservado hasta que la ciudad se convirtió en un Colonia y adoptó una versión de la constitución de Roma y rsquos.

Alivio del Severan cuadrifrones Arco (de cuatro direcciones) que representa a Septimio Severo y sus hijos Caracalla y Geta en un carro triunfal. Más tarde, Caracalla asesinó a su hermano Geta cuando la muerte de Severus los llevó al trono como emperadores conjuntos.

Otros edificios públicos típicamente romanos se agregaron a lo largo de los siglos I y II, con un uso creciente de mármol importado costoso junto con la piedra caliza fina extraída localmente. An amphitheatre was built on the eastern limits of the city in AD 56. In the reign of Hadrian (AD 117&ndash138), an aqueduct was constructed that provided water to a magnificent public bath building, one of the largest outside Rome itself at that time the same was true of the circus, a venue for chariot races, completed in AD 162. By this time, Leptis Magna was a substantial city, with a defensive circuit enclosing an area of around 425 ha (1,050 acres).

The basilica of the Severan forum. A colonnaded hall with a central nave and flanking aisles for administrative and judicial activities, the basilica dominated one end of the forum, with a temple at the other. Its lavish use of imported stone emphasized its connection with the emperor.

© Nico Tondini/Robert Harding Picture Library/agefotostock.com.

How did Leptis Magna come to be so prosperous &ndash wealthy enough that its ruling elite could equip it with such splendid buildings, rivalling those in almost any city of the empire? Certainly its role as a trading centre was important, and the rather limited shelter provided by the mouth of the Wadi Lebda was developed into a fine harbour protected by artificial moles. However, perhaps surprisingly given its marginal climate, agriculture was its main source of wealth. In particular, its large hinterland, while dry, was suited to olive cultivation, which intensified dramatically in the Roman period. Archaeological survey there has revealed the remains of huge numbers of olive presses on relatively utilitarian farm sites, probably owned by the ruling elite of Leptis but occupied and operated by tenants and slaves. This olive oil was exported to the wider Mediterranean world through the city&rsquos harbour, particularly to Rome. Olive oil was not only a staple source of fat in the Roman world, but was also used for soap and as fuel for lighting.

Perhaps because of their wealth and close connections with Rome, the local elite of Leptis Magna worked their way into the ruling class of the empire, becoming members of the senate and equestrian order and magistrates in Rome itself. They thus joined a cosmopolitan imperial elite whose members typically owned landed property throughout the empire while undertaking political careers in the capital. This trajectory culminated in AD 193, when Lucius Septimius Severus overthrew Didius Julianus to become emperor, subsequently defeating two other rivals in civil war to secure his position. Severus was born into the local ruling class of Leptis, and had exploited family connections in Rome and imperial favour to rise through the ranks of the senate, eventually serving as governor and military commander in the Danubian province of Upper Pannonia. It was the backing of his legions there that enabled Severus to become emperor. He was the first truly provincial emperor. All his predecessors had been born in Italy, except for Trajan, born in Spain but the descendant of Italian settlers. It is unclear to what extent Severus was perceived as culturally distinctive compared to other members of the imperial ruling class. Su Historia Augusta biography states that he had an African accent, for example, but this late work is full of plausible though unreliable detail. It also describes Severus as a very big man, while Cassius Dio, a Roman historian who actually knew him, says he was quite short. Plautianus, appointed as Severus&rsquo praetorian prefect, was also from Leptis.

Detail of an elaborately decorated pilaster forming part of the Severan basilica at Leptis, depicting figures and scenes associated with Hercules and Bacchus surrounded by vegetal motifs. Such scenes have parallels in Hellenistic and Roman decorative sculpture elsewhere in the eastern Mediterranean, notably at Aphrodisias (in modern Turkey).

Severus showed favour to his birthplace by further enhancing its status and beauty. He gave it the Ius Italicum or &lsquoItalian Privilege&rsquo, an honour that meant it was treated as an Italian city and so (for example) was spared from direct taxation. He also commissioned a spectacular building programme at Leptis, which was only completed in AD 216, under his son and imperial successor Caracalla (AD 198&ndash217). The harbour was remodelled and linked to an existing main street by a broad avenue, colonnaded with some 400 columns of cipollino (&lsquoonion-skin&rsquo) marble imported from the Greek island of Euboea. Severus also built a quadrifrons arch decorated with sculptural depictions of the Severan family on the city&rsquos main crossroads, and a grand forum-basilica complex headed by a temple. For this, he employed 112 tall red Aswan granite columns imported from Egypt. It is uncertain to which deities the temples were dedicated, but they were perhaps Hercules and Liber Pater (Bacchus), long equated with the old Phoenician patron gods of the city.

While the pace of public building at Leptis slackened dramatically after Severus&rsquo project, the city remained important and prosperous into the 4th century AD, and it became the seat of a Christian bishop. However, it suffered severely in the 360s from earthquake damage (probably in AD 365) and raiding by the nomadic peoples of the interior that led to a short siege of the city itself in AD 366 and the subsequent installation of a Roman garrison. Leptis Magna&rsquos incorporation into the Vandal kingdom in AD 455 may not have had a major impact on the city and the area was recovered for the Eastern (Byzantine) Roman empire by Belisarius in AD 533. But by this time Leptis Magna was little more than a fortified harbour (which subsequently silted up), and the area enclosed by the Byzantine fortifications had shrunk to only 18 ha (44 acres) compared to the much greater expanse of the earlier Roman city.


Stunning History, Sad Current Situation

This is by far the most phenomenal and unforgettable set of Roman ruins I have ever visited. Due to Roman Emperor Septimius Severus's North African birth, during his reign the area now within modern Libya received a boon of building and development in its Roman cities. The geopolitical situation makes this site inadvisable for a westerner to visit currently, but in my trip with Intrav cruises in 2005, it was, for a brief time, accessible. Despite the news we are hearing from there, I can attest that the locals I met were warm, friendly, and as curious about me as I was about them.

If the situation improves for travel someday, see the port, the market and the arena. A good guide will be able to bring life to the ruined apartment buildings, streets, baths and marketplaces.

We visited this amazing ruined city. in October 2010 it will take a whole day to explore properly an you will need a guide to appreciate the vast amount of ruins,there are streets ,alleys,shops, bathhouses,communal toilets ,theaters and an amazing view of the sea.Out side in the coach park there were a few cafes selling food and drink and we spend an hour or so there .Whilst we were there a aid convoy to Palastine arrived and two people who live in the next street from me got out, you just can't get away from it all.

The visiting date is incorrect, but I had to choose one.

We visited this awesome Roman ruin many years back when Gaddafi was still running the show (much better than now, by the way). Travel restrictions in place at the time had been lifted when the boss renounced intentions to pursue A-weapons, and tourists were welcome. We joined a small British tour in Tripoli intending to see mainly the Leptis Magna of Septimus Severus & also Sabratha, photos of which I had seen many years ago & was then stunned by the well preserved beauty.

This ruined city is not to be missed when it's safe to visit again. Unbelievably impressive, as was the remains of the large arena and race track by the Med, and of course Sabratha, equally breathtaking in ruins as well. No entrance fee, small snackbar, cant remember washroom facilities, but they must have been available. It was a wonderful and enjoying visit with a friendly & fun tour, during a safer time when masked nut cases with Kalashnikovs were not intent on death & mayhem. Hopefully the barbaric damage, like the kicking over & destruction of British military gravestones in Benghazi after the overthrow, did not extend to this magnificent piece of history.


Leptis Magna

Leptis Magna, a titular see of Tripolitana. Founded by the Sidonians in a fine and fertile country, it was the most important of the three towns which formed the Tripoli Confederation. The remains of the ancient Phoenician town are still visible, with the harbor, quays, walls, and inland defense, which make it look like Carthage. This Semitic city subsequently became the center of a Greek city, Neapolis, of which most of the monuments are buried under sand. Notwithstanding Pliny (Nat. Hiatt V, xxviii), who distinguishes Neapolis from Leptis, there is no doubt, according to Ptolemy, Strabo, and Scyllax, that they should be identified. Leptis allied itself with the Romans in the war against Jugurtha. Having obtained under Augustus the title of civitas it seems at that time to have been administered by Carthaginian magistrates it may have been a municipium during the first century of the Christian Era and erected by Trajan into a colony bearing the name of Colonia Ulpia Trajana, found on many of its coins. The birthplace of Septimius Severus, who embellished it and enriched it with several fine monuments, it was taken and sacked in the fourth century by the Libyan tribe of Aurusiani (Ammianus Marcellinus, XXVIII, vi) and has never since completely recovered. It was at that time the seat of the military government of Tripolitana.

When Justinian took it from the Vandals in the sixth century, Leptis Magna was largely in ruins and buried under sand. It was rebuilt, and its walls were raised, their extent being reduced in order more easily to protect the town against the attacks of the Berber tribes dwelling beyond its gates. The duke, or military governor, who again took up his residence there, built public baths and several magnificent buildings the Septimius Severus palace was restored, and five churches were built (Procopius, “De VI-IV). The massacre of all the Berber chiefs of the Levathes, treacherously ordered by Duke Sergius at Leptis Magna in 543, provoked a terrible insurrection, through which the Romans almost lost Africa. Taken in the seventh century by the Arabs, who allowed it to be invaded by the sands, Leptis Magna is now only a majestic ruin called Lebda, sixty-two miles east of Tripoli. Besides vague traces of several large buildings, the remains of a vast circus, 380 yards by sixty-six yards, are visible. Five bishops are recorded: Dioga in 255, Victorinus and Maximus in 393, Salvianus, a Donatist, in 411, Calipedes in 484. This town must not be confounded with Leptis Minor, today Lemta in Tunisia.


Ver el vídeo: Leptis Magna: A Roman City in North Africa